Mi bebé y yo

Auto-shiatsu durante embarazo

( 1 voto) load

El shiatsu es un tipo de masaje-tratamiento ideal para aliviar algunas molestias típicas del embarazo, pero también puede ser de ayuda para relajarse y tener una vitalidad y una energía extraordinarias. ¡Y puedes hacértelo tú misma!

El shiatsu procede de la medicina tradicional china, y es una técnica de reflexología que opera en los mismos puntos que la acupuntura. La única diferencia es que, en lugar de las agujas, se usa la presión de manos y dedos. Es conocido por aliviar los dolores cervicales o de la espalda, pero en realidad también tiene efectos importantes en el estado de bienestar general. Cada vez que se toca un músculo, también se trabaja en los meridianos de este músculo, que representan una red estructurada de “transporte de energía”: como un río, pone en contacto todas las partes del cuerpo entre ellas. Cuando la energía fluye libremente y en el sentido correcto, todos los órganos trabajan mejor y permiten alcanzar una condición de bienestar físico y emocional. En algunos períodos de la vida, puede ocurrir que se creen bloqueos de energía en algunos puntos o que la energía fluya en la dirección equivocada: esto afecta al organismo, creando desequilibrios en el meridiano donde la energía está bloqueada y en el órgano correspondiente.

Buscando un nuevo equilibrio

El embarazo es justo uno de esos períodos. Durante la espera, el equilibrio físico y emocional de la mujer se modifica. En su organismo entra una vida nueva: por eso, el hígado, el corazón y los riñones empiezan a desplazarse para dejar paso al bebé. Pero este trabajo de aceptación es necesario también a nivel emocional: a pesar de que el embarazo sea deseado, darse cuenta que de verdad tu bebé está ahí dentro puede descolocarnos un poco. El shiatsu se ocupa de todos estos aspectos: trabajando en la parte muscular, llega a los órganos y a las emociones y reequilibra las energías, haciendo que vuelvan a fluir en la dirección correcta.

Presión en puntos estratégicos

Lo ideal sería acudir a un profesional, pero puedes obtener los beneficios de esta técnica también sola. Lo importante es usar sólo las palmas de la mano y nunca el pulgar, cuya acción es más fuerte (equivale a la aguja en la acupuntura) y sólo puede ser usado por un experto. En tu caso, se tratará de un masaje suave, con presiones y caricias con las palmas de las manos en brazos, piernas, manos, pies, dedos y cara.

Para empezar el tratamiento, elige la posición más cómoda: de pies, sentada o tumbada. Para un reequilibrio diario de todas las funciones orgánicas, sigue el esquema que encontrarás a continuación:

BRAZOS

- Con la mano derecha abierta, apoya la palma en la parte interior del brazo izquierdo y baja desde el hombro hasta los dedos, siguiendo las líneas laterales y la central de la parte interior. Se trata de pequeños movimientos, pero cada línea actúa en meridianos distintos.

- Después, vuelve a subir suavemente desde el dorso de la mano hasta el hombro pasando por la parte exterior del brazo y siguiendo siempre las tres líneas de presión (central y laterales). Repite la secuencia con el otro brazo.

- Haz rotar las muñecas ayudándote cada vez con la otra mano.

- Finalmente, masajea los dedos, empezando la muñeca hasta la punta de cada dedo.

PIERNAS

- En posición sentada, apoya la palma  de la mano derecha en la parte exterior del muslo derecho y baja hasta los pies con presiones suaves, siguiendo dos líneas: una en la parte exterior del cuádriceps femoral hasta recorrer la línea exterior de la tibia, y otra lateral hasta el pie.

- Después, desde el interior del pie, sube delicadamente por la parte interior de la pierna y del muslo hasta llegar a las ingles. Repite con la otra pierna.

- Haz girar los tobillos ayudándote con las manos.

- Finalmente, presiona suavemente los pies y lo dedos, moviendo las manos desde los tobillos hasta la punta de cada dedo.

CONTRA LAS MOLESTIAS DEL EMBARAZO

Además de dar energía a todo el organismo, cada presión regala un beneficio distinto.

- Las presiones efectuadas en las piernas, en los pies y en los dedos de los pies, por ejemplo, son muy útiles para los dolores de espalda. Con el auto-shiatsu no se puede trabajar en la espalda, una de las zonas más afectadas durante el embarazo, pero masajeando las piernas por las líneas exteriores y hacia abajo, se puede intervenir en los canales energéticos de los nervios ciáticos conectados con la espalda para dar beneficio a ésta.

-  Si sufres de náuseas, insiste más con las presiones hacia abajo en la parte exterior de las piernas, sobre todo en la línea exterior del cuádriceps femoral y de la tibia, que están conectados con el canal del estómago. Las náuseas o el vómito indican que la energía del estómago ha tomado una dirección equivocada: en lugar de dejar bajar la comida la vuelve a llevar hacia arriba. Trabajando esa zona, recordarás a tu estómago cuál es el camino correcto.

- Para la sensación de agotamiento y cansancio crónico, insiste sobre todo en la parte interior de las piernas, que corresponden a los meridianos del hígado y del bazo, dos órganos que, junto con los riñones, durante el embarazo, están sobrecargados de trabajo. Cuando funcionan mal, pueden provocar una sensación de cansancio.

- Si sufres de estreñimiento, colitis o diarrea, trabaja más en la parte exterior de los brazos y sube hacia los hombros, donde se encuentran los canales del intestino.

- Para un relax total, masajea también la cabeza y la cara, donde se encuentran muchos meridianos que pueden proporcionar bienestar a todo el cuerpo. Empieza haciendo pequeñas presiones en el cuero cabelludo con las palmas de las manos y la punta de los dedos a la vez. Después, lleva las manos a los dos lados de la nariz, a los ojos y hazlos deslizar hacia el exterior tocando las orejas. Hazlo más veces y con suavidad.

Un tiempo variable

¿Cuánto tiempo debe durar el tratamiento? Entre 15 minutos y una hora, según cuánto se insiste en cada presión y cuántas veces se quiere repetir un movimiento. No existe un número de presiones preestablecido: cada mujer puede identificar cuáles son las presiones que le dan más beneficios y le permiten aliviar las molestias. El auto-shiatsu te permite aprender a conocerte mejor con las caricias y a transmitir una sensación de tranquilidad a ti misma y a tu bebé.

Caricias en la barriga

Al final del tratamiento, masajea muy ligeramente también el abdomen: empieza apoyando las manos en la barriga y sigue los movimientos que te indicará tu mismo bebé. Es un masaje que nadie puede enseñarte: la mamá, “escuchando” a su pequeño, dejará que las manos se muevan acariciando en el sentido que él decida. Si se aprecia un codo o una rodilla debajo del vientre, por ejemplo, resultará natural masajear ese punto. Si el bebé se estira hacia un lado, con nuestras caricias intentaremos aliviar esa presión y hacerle sentir nuestra presencia. Para el bebé se trata de un momento especial en el que la mamá cuida de los dos a la vez.

Te puede interesar

Auto-shiatsu durante embarazo Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)