Mi bebé y yo

Embarazada: ¿debes cambiar tu estilo de vida?

( 1 voto) load

¿Se puede seguir haciendo deporte cuando estás embarazada? ¿Y llevar tacones? Todas las mujeres tienen ciertas costumbres consolidadas. Sin embargo, cuando se espera un bebé, es oportuno revisar el estilo de vida.

Esperar un hijo no significa meterse en una burbuja de cristal. Sin embargo, el embarazo puede representar la ocasión ideal para reflexionar sobre el propio estilo de vida y, en el mejor de los casos, “corregir” algunos comportamientos.

Hacer deporte
En general, en el primer trimestre, se puede realizar cualquier deporte, a excepción de los que comportan saltos (como el step).  Cada embarazo es una historia; puede que una futura mamá continúe una actividad física concreta sin ningún problema, mientras que otra sienta que el deporte ya no es para ella.

La comida rápida
El principal peligro para las mujeres que nunca han tenido la toxoplasmosis es contraer esta infección, causada por un protozoo que vive en los animales, domésticos y de ganadería. El primer trimestre es el más peligroso, sobre todo, por la posibilidad de aborto. En el segundo trimestre, el feto puede sufrir graves daños cerebrales, infecciones oculares, sordera, neumonía y malformaciones cardíacas. Se recomienda abstenerse de comer cualquier tipo de alimento crudo o poco hecho, como carnes y embutidos, así como lavar muy bien y cocer las frutas y las verduras.

Tacones altos
A medida que el volumen del útero aumenta, el eje se desplaza hacia delante, lo que comporta un gran trabajo de adaptación para la columna vertebral. En esta situación, el hecho de llevar tacones altos supone un esfuerzo añadido, si bien no se trata de una prohibición absoluta.  Para una ocasión importante, como una boda o una velada especial, se pueden llevar. Sin embargo, cuando el embarazo está avanzado, conviene decantarse por un calzado de tacón medio (3-5 cm), de punta no demasiado estrecha.

Salir con los amigos
El embarazo comporta un sobreesfuerzo para el organismo materno, un trabajo duro y complejo. Aunque la barriga todavía no se note, muchos órganos, como el corazón, los pulmones y los riñones, aumentan su actividad significativamente. Lo ideal sería descansar un poco más durante el día y dormir una siesta de media hora, con los pies ligeramente elevados, con el fin de favorecer el retorno venoso de las piernas hacia el corazón.

El alcohol
Está demostrado que fumar en los tres primeros meses, aumenta el riesgo de malformaciones físicas del bebé, así como graves defectos cardíacos y neurológicos. En el segundo y en el tercer trimestre, los riesgos son: parto prematuro, bajo peso al nacer, retraso mental, y trastornos cognitivos y del comportamiento.

El tabaco
Al principio del embarazo, el tabaco aumenta el riesgo de una interrupción del embarazo, mientras que, con la gestación más avanzada, es más probable que se produzca un parto prematuro o que el bebé nazca con bajo peso. Una vez nacido, el niño tiene una mayor probabilidad de sufrir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

Te puede interesar

Cambiar de hábitos durante el embarazo Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)