Síguenos
Mi bebé y yo

6 consejos sobre las actividades acuáticas en el embarazo

( 1 voto) load

Las actividades acuáticas son muy recomendables durante el embarazo, ya que se consideran actividades físicas moderadas. Sin embargo, se deben tomar ciertas precauciones. Te detallamos seis consejos que debes tener en cuenta en el agua.

Las actividades acuáticas durante el embarazo son muy beneficiosas, ya que ayudan a tonificar los músculos, especialmente los que sujetan al bebé (abdominales, glúteos y periné) y, además, permiten a la futura mamá relajarse y sentirse más ligera, ya que en el agua el cuerpo pesa una sexta parte respecto a cuando está fuera. Por lo tanto, en un medio líquido, resulta más fácil relajarse y trabajar la musculatura para recuperar la elasticidad y adoptar posturas correctas. De este modo, se evita el dolor de espalda provocado por el peso de la barriga. Sin embargo, es importante tener presente que se deben tomar ciertas precauciones para evitar lesionarse en el agua. Toma nota de los seis consejos que te damos: 



big Img
Foto 1 de

|

Asistir a cursos específicos para embarazadas. Es recomendable acudir a actividades acuáticas específicas para mujeres embarazadas, ya que los ejercicios se adaptan al estado de gestación de la mujer y se llevan a cabo a una intensidad moderada. Además, los cursos pensados para mujeres embarazadas se realizan en piscinas con una temperatura del agua un poco más elevada que la de las piscinas convencionales. 

|

Contar con la opinión del ginecólogo. Antes de apuntarte a cualquier actividad acuática, debes acudir al ginecólogo para que sea él quien te diga si te es beneficioso practicar este tipo de deporte. Se suele aconsejar empezar a practicar deporte a partir del cuarto mes del embarazo, cuando disminuye el riesgo de aborto espontáneo.

|

Tener presente las contraindicaciones. Existen pocas contraindicaciones para practicar actividades acuáticas: patologías obstétricas, hipertensión gestacional y enfermedades infecciosas.

|

Seguir las indicaciones de los profesionales. Si se padece diabetes, sobrepeso o problemas de tiroides, entre otros trastornos, es preferible contar con la supervisión médica y el seguimiento de un instructor para practicar ejercicios acuáticos. 

|

Precaución si eres muy sedentaria. Si no has practicado nunca deporte y quieres empezar a hacerlo estando embarazada, debes tener presente que necesitarás un entrenamiento específico. Deberás empezar más despacio. 

|

Escuchar las señales del cuerpo. Puede ocurrir que, al practicar ejercicio, tu cuerpo no responda bien. Si sufres mareos, palpitaciones, fatiga, contracciones o hemorragias como consecuencia de la actividad física, debes acudir al médico de inmediato.

Te puede interesar

Actividades acuáticas para embarazadas: 6 consejos Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)