Mi bebé y yo

Cuidados y salud en el embarazo

( 4 votos) load

Una vez que sabes que estás embarazada, debes acudir al ginecólogo para comprobar cómo está tu bebé. Si todo marcha bien, deberás empezar a llevar una vida saludable, para que tu pequeño crezca sano.

Cuando te realizas eltest de embarazo y éste da positivo, lo primero que debes hacer es hablar con el ginecólogo: será él quien valore la "historia" clínica de vuestra familia y establezca si es oportuno seguir algunos controles especiales.
De todos modos, hoy en día, es posible saber con seguridad si todo va bien, por ejemplo, con dos test genéticos:

- El cariotipo fetal ofrece un mapa genético completo del niño.

- El "método Fish" controla tres cromosomas, el decimotercero, el decimocuarto y el vigésimo primero, que son los que, con más frecuencia, están sujetos a alteraciones

- Con estos dos test, además del mapa del genoma humano, se establece el sexo del bebé. La diferencia fundamental entre los dos métodos se encuentra en la velocidad de las respuestas. En el primer caso, pueden pasar incluso más de tres semanas; en el segundo, por el contrario, son suficientes 48 horas.
En general, estos exámenes se aconsejan dentro de la decimosexta semana y, sólo en el caso de madres no muy jóvenes (cuando el riesgo de malformaciones, relacionado con la edad, es mayor), o en presencia de determinadas situaciones.

 
Alimentación sana y equilibrada en el embarazo
Durante el embarazo, no hay que comer por dos; es más importante comer para dos y bien. Y, si es posible programar el embarazo, seguir una dieta equilibrada ya en el período precedente.
En principio, son tres los elementos que nunca deben faltar en la dieta de la futura mamá:

- El ácido fólico, que se encuentra en la fruta, en la verdura, en los cereales integrales y en algunas carnes, y que previene el riesgo de graves malformaciones de la columna vertebral, como la espina bífida. También sería conveniente complementar la dieta con 15 miligramos de ácido fólico al día (en tabletas, en pastillas o en gotas) y durante todo el embarazo, empezando tres meses antes de la concepción.

- El yodo, del que son ricos el pescado de mar y la sal yodada. Su carencia puede alterar el desarrollo de la tiroides y limitar el cerebral.

- El hierro, que se encuentra, sobre todo, en la carne roja, en algunos pescados, en las verduras y en las legumbres (en estas últimas, sin embargo, es absorbido por el organismo con mayor dificultad). La carencia de este mineral podría llevar a una reducción de la capacidad de defensa del organismo y al pobre desarrollo de algunas áreas del cerebro, una situación, sin embargo, que sólo se pone de manifiesto en torno a los cuatro o cinco años de edad.

 
Controla tu peso durante el embarazo
Debes controlar tu peso durante todo el embarazo, para evitar problemas de circulación debidos al sobrepeso, que, además de crear trastornos en tu organismo, pueden poner en riesgo la salud del pequeño.
No hay que dejarse dominar por los antojos, que no son peticiones del organismo para colmar determinadas carencias alimenticias, sino manifestaciones de debilidad psicológica. Por lo tanto, es correcto tolerarlas, pero sin exagerar, porque el aumento de peso en el embarazo no debe superar los 11-12 kilos.

Mímate todo lo que puedas
Ahora puedes recortar un poco de tiempo del día y dedicártelo a ti misma: una película, un paseo, pero también una sesión en el centro de estética o en la peluquería, te ayudarán a sentirte bien, en sintonía con tu cuerpo.
Estas pequeñas atenciones son muy importantes, porque hacen que te sientas más fuerte en un momento especialmente vulnerable, debido a los cambios hormonales, físicos y psicológicos a los que estás sometida. Mimarse un poco cada día es un "sanalotodo" para el cuerpo y la mente, y ayuda a aceptar y a reconocer los cambios diarios.
 
No exageres con la higiene íntima
La higiene íntima durante el embarazo puede, en algunos casos, representar un problema. A veces, por la preocupación de contraer algún germen que ponga en peligro la salud del niño, se corre el riesgo de someterse a una excesiva higiene y a hacer un uso inadecuado de los lavados vulvovaginales que, por el contrario, sólo deberían hacerse bajo consejo médico.

Una higiene íntima excesiva podría contribuir a que surgieran inflamaciones e infecciones como la candidiasis. Por ello, es aconsejable, excepto si el médico dice lo contrario, limitarse a cuidar la higiene íntima exterior con jabones específicos.


Cuida la piel de tu cara y de tu cuerpo
Durante el embarazo, la piel de la cara corre el riesgo de secarse y arrugarse. He aquí algunos consejos para que luzca radiante durante los nueve meses:

- Utiliza una leche limpiadora para desmaquillar la cara y enjuágate con un agua termal, en lugar de usar agua del grifo, que puede provocar irritaciones y enrojecimientos.

- Completa la limpieza diaria con un tónico sin alcohol.

- Sigue un delicado tratamiento exfoliante una vez a la semana, evitando utilizar productos demasiado agresivos.

- Después de haber limpiado la cara con un producto específico, deberías protegerte la piel de las agresiones externas. Son muy buenas las bases de maquillaje que no sólo dan color a la cara, sino que también contienen principios hidratantes y filtros solares, que protegen de la acción de los rayos del sol.
Para la salud del rostro, tampoco hay que olvidar las vitaminas. Por ello, se aconsejan productos y cremas que contienen vitamina C, que, además de proteger los capilares sanguíneos, ejercen una acción antioxidante y antienvejecimiento.

- Es importante hidratar la piel del cuerpo, pero, sobre todo, hacerla más elástica, con el fin de que no se resienta por los "estirones" debidos al crecimiento del niño, que podrían provocar la aparición de estrías.

- Son útiles los aceites de baño y las cremas emolientes, que reblandecen la piel, pero también las cremas hidratantes, que proporcionan elasticidad, y que se deben utilizar, al menos, una vez al día en el pecho, el abdomen, las caderas y los glúteos.

- Para combatir la celulitis, provocada por los desequilibrios hormonales típicos de este período, es importante seguir una alimentación equilibrada, evitando los alimentos salados, realizar una actividad física como la natación, beber mucha agua pobre en sodio y utilizar cremas de extractos vegetales.


Combate las náuseas durante el embarazo
Las náuseas son una de las molestias má​s frecuentes del embarazo, sobre todo, en los primeros meses. Te explicamos algunas técnicas para hacerles frente.

- Con la acupuntura: Se trata de una antigua técnica de la medicina tradicional china, recientemente reconocida por la Food and Drug Administration, organismo americano que comprueba la eficacia de medicinas y métodos de intervención.

- Con el Qi Gong-Tai Qi: Otro método para combatir las náuseas son las gimnasias tradicionales chinas: Son útiles por su acción tonificante y relajante, pues ayudan a recuperar y a mantener la energía. Se trata de movimientos lentos y suaves, que se pueden hacer cada día.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Primeros cuidados de la embarazada: salud en el embarazo Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)