Mi bebé y yo

Tratamientos naturales para el insomnio

( 0 votos) load

¿Te resulta difícil dormir, tienes un sueño agitado y te despiertas temprano? Es normal, durante el embarazo. Descubre cómo mejorar la situación con hierbas medicinales, flores de Bach y aceites esenciales.

Durante el embarazo, el ritmo sueño-vigilia se altera ligeramente: debido a los cambios hormonales y al tamaño de la barriga, a medida que la fecha del parto se acerca, dormir bien se vuelve siempre más difícil. Pero es suficiente con tener algunas precauciones para mejorar la situación, con un gran beneficio para el cuerpo y la mente.

Los problemas durante el embarazo

Dormir bien es muy importante para la salud de nuestro organismo: sirve para que los órganos ralenticen sus funciones y descansen un poco, y para que el cerebro elabore las informaciones recibidas durante el día. Cada noche, se compone de 4/5 ciclos de sueño, el primero de 90 minutos y los siguientes más cortos: durante estos ciclos, se alternan las fases “NO REM” (durante las cuales el descanso se vuelve más profundo de forma gradual) y las “REM” (caracterizadas por los sueños). Sólo la secuencia correcta de estas fases hace que el sueño sea fisiológico y restaurador, algo que no siempre ocurre durante la gestación, sobre todo en el primer y tercer trimestre.

Primer trimestre

Al principio, lo que más afecta al sueño son los cambios hormonales típicos del embarazo. Sobre todo, el aumento de producción de progesterona, que debe “preparar” el útero para la implantación del embrión y su mantenimiento. Si bien, por un lado, esto puede provocar somnolencia durante el día, por el otro, contribuye a aumentar la temperatura corporal de la mujer: este fenómeno, al contrario de lo que se piensa, hace que dormirse sea más difícil. Además, se ha demostrado que la duración de la fase REM es cada vez más corta, haciendo que el descanso sea menos eficaz y, por tanto, que la mujer esté más nerviosa y estresada.

Segundo trimestre

A partir del mes 5-6 mes de embarazo, también entra en juego el peso de la barriga, que, al crecer, comprime algunos órganos, como el estómago y la vejiga, provocando despertares repentinos. Esto se debe a la sensación de pesadez, al reflujo gastroesofágico y a una necesidad impelente de orinar. Además, muchas mujeres no consiguen dormir boca abajo. Encontrar una posición cómoda para dormir se vuelve más difícil.

Tercer trimestre

La ansiedad debida a la toma de conciencia de estar a punto de convertirse en madre y los movimientos del bebé también influyen. A partir del 6-7 mes de embarazo, puede ocurrir que la mujer se despierte por la actividad del feto, muy activo en las horas nocturnas para preparar a la futura mamá para la lactancia: muchos estudios han evidenciado que, en los últimos meses, la mujer embarazada tiende a despertarse en las mismas horas en las que el pequeño reclamará sus tomas de leche.

Durante el tercer trimestre, tiene lugar un aumento progresivo de oxitocina, la hormona que provoca la contracción de los músculos lisos del útero entrenándolos para el trabajo de parto. Se trata de una hormona que proporciona fuerza y energías, pero que también provoca agitación, insomnio y susceptibilidad. Además, en este período, es fácil tener sueños relacionados con el trabajo de parto y el proceso de separación, y tener temores por la salud del bebé y el éxito del parto.

Finalmente, muchas futuras mamás pueden sufrir el “síndrome de las piernas inquietas”, una imparable necesidad de mover las extremidades incluso antes de dormir, que muchas veces se acompaña, por la noche, de hormigueo, calambres y movimientos involuntarios de las piernas parecidos a temblores.

LEE LOS CONSEJOS DE LAS BUENAS NOCHES

La ayuda de las hierbas medicinales

Para dormir bien, se puede recurrir a las hierbas y a los productos naturales. Pero, cuidado: todos los productos han de ser comprados en la farmacia o en la herboristería y deben usarse sólo tras haber consultado a un especialista. Hay muchas plantas medicinales que pueden usarse durante el embarazo. Por ejemplo, es muy bueno tomar infusiones por la tarde y por la noche a base de:

- Melisa: relaja los músculos, tranquiliza, calma, alivia las náuseas y los vómitos. Es adecuada, sobre todo, para quienes tienen muchos compromisos y no saben cómo afrontarlos.

- Tilia: es útil para los trastornos del sueño, sobre todo en invierno, porque también trata el resfriado.

- Pasiflora: es útil cuando el insomnio es debido a estados de ansiedad o a problemas del aparato gastrointestinal (cólicos hepáticos, irritación del colon).

- Manzanilla: está indicada en caso de insomnio debido a problemas de digestión.

- El herborista podría añadir un poco de lavanda o flores de naranjo a la planta elegida, que, con su agradable olor, regalan una sensación de serenidad ya desde los primeros sorbos.

Para preparar una buena infusión, hay que verter agua hirviendo en una taza de 200 ml en la que ya hayas echado una cucharada de tila. 15 minutos después, el líquido se filtra y se dulcifica con miel, idealmente de naranja o de tilia, para potenciar su efecto.

Flores de Bach para reequilibrar las emociones

Otra ayuda delicada, dulce y sin efectos secundarios procede de las Flores de Bach, cuyos remedios se constituyen de mezclas de agua, flores y brandy. La acción curativa se manifiesta relajando tensiones y preocupaciones, y reequilibrando las emociones. Los principales remedios usados durante el embarazo son:

- Granado: la flor de la granada, simbólicamente relacionada con el embarazo, como sugiere su fruto, es el mejor remedio. Contiene y protege, en su interior, sus preciadas semillas. Es una flor que ofrece apoyo a las mujeres que se sienten confusas e incapaces de conciliar la maternidad y la realización profesional.

- Castaño rojo: se usa si hay una preocupación excesiva por la salud del bebé.

- Mimulus: ideal si la mujer tiene miedo al parto.

- Achicoria: para las mujeres que se preocupan más por los demás que por sí mismas, y que no consiguen pedir ayuda.

- Pino: para las que piensan que no hacen bastante por el bebé que llevan dentro, no sienten el instinto maternal y se sienten culpables.

- Nogal: ayuda a adaptarse a la nueva condición de padres.

Un agradable masaje

Para las que quieren mimarse o ser mimadas, tenemos a disposición ese maravilloso instrumento que son nuestras manos, con las que podemos hacernos pequeños masajes y dígito-presiones, también con el uso de aceites esenciales.

- Para predisponerse al sueño y al buen humor, se pueden masajear de forma circular dos puntos: el que se encuentra delante de la oreja, donde se articula la mandíbula, y el que está detrás del cuello, justo debajo de la zona central de la nuca.

- Para atenuar la tensión y el nerviosismo es muy bueno masajearse la frente delicadamente con los pulgares, partiendo del centro hacia las sienes, como si se estiraran las páginas de un libro.

- Un masaje muy agradable y relajante es el de la llamada “área de la alegría”, que se encuentra en la parte interior de las muñeca, donde se une con las manos, entre las dos líneas llamadas “pulseras de Venus”.

El sueño viene… comiendo

Los trastornos del sueño pueden prevenirse también en la mesa, eliminando alimentos hipercalóricos y evitando “hincharse” por la noche, lo que hace que digestión sea más lenta. También hay que evitar sustancias excitantes como el café y el té (que se pueden sustituir por café de cebada y té verde), las bebidas a base de cola, el chocolate, las bebidas alcohólicas y el vino: los dos últimos, además de estar contraindicados durante el embarazo, al principio, relajan y dan somnolencia, pero después causan insomnio.

También la carne de cerdo, los embutidos y los quesos curados deberían evitarse. No sólo causan sed, obligando a la mujer a levantarse por la noche para beber agua, sino que también contienen tiramina, una sustancia que libera norepinefrina en el cerebro, una molécula que estimula el sistema nervioso.

Es mejor prepararse una cena ligera a base de pan, pasta, arroz, carne de pavo y pollo, atún y legumbres, alimentos que contienen triptófano, un aminoácido que estimula el cerebro para que produzca serotonina (la sustancia que favorece el relax y ayuda a dormir). Otras sustancias útiles para combatir el insomnio son la levadura de cerveza, el pescado y las nueces, ricos en vitamina B y magnesio.

Veinte minutos antes de irse a la cama, es recomendable tomar calcio, una especie de tranquilizante natural que ayuda a distender los músculos y que es útil también contra los calambres nocturnos. También es muy bueno tomar un vaso de leche templada dulcificada con miel, pero, si el ardor de estómago impide coger el sueño, es mejor optar por un yogur, más ligero.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Tratamientos naturales para el insomnio Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)