Mi bebé y yo

Danza del vientre en el embarazo: los consejos de la matrona

( 0 votos) load

La danza del vientre es un ejercicio de bajo impacto, ideal para la futura mamá, que aporta muchas ventajas durante el embarazo, el parto y el puerperio. ¿Quieres conocer las pautas para practicarlo adecuadamente? La matrona te las da. 

Las mujeres que practican la danza del vientre durante el embarazo se hacen conscientes rápidamente de sus beneficios físicos y psicológicos, si bien la danza debe ser dirigida por una profesional que decida la ejecución de uno u otro tipo de ejercicios, en función del trimestre de gestación en que se encuentren las futuras mamás. Estos son sus beneficios:

  1. De entrada, sólo con la posición básica de la danza del vientre, ya se está mejorando la postura corporal: la espalda se recoloca en armonía con el resto del cuerpo, de forma relajada, mejorando el equilibrio de la mujer embarazada y aumentando la flexibilidad (el centro de gravedad cambia en el embarazo, lo que incrementa el riesgo de caídas, así como los dolores de espalda).
  2. Esta danza trabaja todo el cuerpo, pero, sobre todo, se centra en el vientre, el "protagonista" durante el embarazo. Proporciona a la mujer un enorme control sobre su musculatura abdominal, lo cual favorece la preparación para el trabajo de parto. Además, al fortalecer la musculatura que sostiene al bebé, se disminuyen las tensiones y los dolores abdominales, lumbares e inguinales. La danza del vientre también alivia la lumbalgia típica del embarazo, ya que trabaja la zona lumbar y sacra.
  3. Durante la danza del vientre, la mujer ejercita el suelo pélvico sin darse cuenta, fortaleciéndolo y aportándole flexibilidad, lo cual es de suma importancia para prevenir futuros prolapsos vesicales, uterinos y rectales, responsables de la incontinencia urinaria y fecal. Por otro lado, la flexibilidad del suelo pélvico disminuye la incidencia de desgarros en el parto y la necesidad de realizar una episiotomía.
  4. Asimismo, con este tipo de danza, se activa la circulación; se fortalece la musculatura de todo el cuerpo; se estimulan los órganos internos, como es el intestino, favoreciendo su funcionamiento, y reduciendo el estreñimiento y los gases; y se aumenta la capacidad torácica.

Parto y posparto
Al final de la gestación, los movimientos de la pelvis facilitan el encajamiento de la cabeza del bebé, favoreciendo la dilatación y el parto espontáneo. Durante el parto, hay ciertos movimientos de la pelvis que se pueden llevar a cabo para favorecer su evolución. Asimismo, con este tipo de danza, se disminuye el riesgo de posiciones anómalas del bebé. Después del parto, la danza del vientre sigue siendo un ejercicio ideal, sobre todo para fortalecer el suelo pélvico y recuperar la figura, además de para mantener el ánimo.

Una ayuda a nivel psicológico 
Hay que destacar los beneficios psicológicos que esta danza aporta a la futura mamá. Por ejemplo, durante su práctica, se libera dopamina y endorfinas, lo cual produce un importante desbloqueo mental, fomenta en la mujer sentimientos de seguridad y mejora el humor. Asimismo, esta danza realza la feminidad y la sensualidad, lo que aumenta la autoestima de la futura mamá. Muchas mujeres que la practican afirman que es muy satisfactorio sentir cómo acunan al bebé mientras danzan, y destacan lo bien que se sienten al dedicar un tiempo para sí mismas y para su embarazo.

matrona-octubre12ok



Elisabeth García Trabajo. Matrona Hospital Universitario.

 

Te puede interesar

Danza del vientre en el embarazo: los consejos de la matrona Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)