Mi bebé y yo

Diabetes gestacional: un diagnóstico cada vez más precoz

( 0 votos) load

La diabetes gestacional es una enfermedad típica del embarazo que afecta a aproximadamente al 3-4% de las embarazadas. Con las nuevas directrices, se diagnostica antes y pueden tomarse de inmediato las medidas necesarias.

La diabetes gestacional es una forma de intolerancia a la glucosa que se produce sólo durante la gestación y que suele comenzar en el segundo trimestre.

Una de sus causas son las hormonas producidas por la placenta, que dificultan la acción de la insulina, sustancia producida por el páncreas que actúa para equilibrar la concentración de azúcares en la sangre y aumentar los niveles de glucosa después de las comidas. Hasta cierto punto, este aumento es fisiológico y de hecho útil, ya que sirve para poner a disposición del feto ciertos nutrientes. En algunas mujeres con predisposición genética, sin embargo, puede suceder que los niveles de azúcar en sangre aumenten más allá de lo normal y que el páncreas no pueda producir la cantidad de insulina necesaria para rebajarlos; en tal caso, estamos en presencia de la diabetes gestacional.

Los riesgos si se descuida

La primera consecuencia de la diabetes gestacional es la macrosomía fetal: el bebé crece más rápido de lo normal debido a que obtiene una mayor cantidad de nutrientes. Más allá de los problemas relacionados con el parto (si el bebé es muy grande puede requerir una cesárea), la diabetes gestacional, si no se trata adecuadamente, puede aumentar el riesgo de sufrimiento del feto e incluso provocar una muerte intrauterina. También puede causar complicaciones al nacer: si de repente el bebé deja de recibir el azúcar al que estaba acostumbrado puede sufrir los desequilibrios asociados a la hipoglucemia. Además, de adulto, tiene un mayor riesgo de padecer obesidad, enfermedades metabólicas, coronarias o diabetes.

Nuevos métodos de diagnóstico

Hasta hace poco, por lo general, se recomendaba a la mujer someterse a la llamada curva de tolerancia a la glucosa sólo durante el segundo trimestre. La prueba consiste en la administración de una solución con 50 gramos de glucosa y el posterior control, después de una hora, de los niveles de glucosa en la sangre.

Se trataba de una técnica de seguimiento. Si los valores se situaban por encima de lo normal, se realizaba la curva completa con 100 gramos de glucosa. En el caso de mujeres dentro de grupos de riesgo (más de 30 años, obesidad o parientes con diabetes), se pasaba directamente a la prueba completa con 100 gramos.

Desde hace un tiempo, las directrices internacionales al respecto están siendo revisadas. El control de glucosa basal por análisis de sangre se lleva a cabo ya en el primer trimestre de embarazo. Si los valores son iguales o superiores a 92 miligramos, de inmediato, se plantea un diagnóstico de diabetes gestacional, sin esperar a realizar la curva. Esto se debe a que, si bien es cierto que con el embarazo tiende a aumentar la glucosa prospandial (glucosa en sangre después de haber comido), la glucosa en ayunas tiende a disminuir, por lo que valores de 92 miligramos o más significan que algo no funciona bien. ¿Y si están por debajo? En tal caso, se procede entre las semanas 24 y 28 a una curva con 75 gramos de glucosa, que finalmente determina si se padece o no la diabetes gestacional.

La dieta, el primer tratamiento

En la mayoría de casos, la diabetes gestacional se puede mantener bajo control con la dieta, que debe determinar un nutricionista de acuerdo con el peso materno y los valores iniciales de glucosa en sangre, y que indica a la madre qué, cuánto y en qué momento comer. A menos que haya contraindicaciones, la dieta se combina con una actividad física diaria moderada, que contribuye a reducir la concentración de glucosa en sangre.

A la mujer también se le da un pequeño dispositivo, el reflectómetro, que mide, pasadas dos horas de las tres comidas principales, los niveles de glucosa en la sangre (deben ser inferiores a 120). Durante los controles, que se llevan a cabo normalmente cada 4 semanas, se hace una evaluación de los valores medios y se determina la forma de proceder durante las siguientes semanas.

En general, con la dieta y el ejercicio, el nivel de glucosa en sangre se mantiene con facilidad dentro de los límites: sólo en el 10% de los casos, es necesario administrar insulina. Es un tratamiento muy fácil de seguir y de corta duración, ya que la diabetes gestacional se produce durante la segunda mitad de la gestación y se resuelve con el parto.

¿Deben realizarse más ecografías que las previstas?

Una vez establecido el diagnóstico y la dieta correcta con la ayuda de un nutricionista, el embarazo puede ser controlado por su ginecólogo, siguiendo la tendencia de los niveles de glucosa en la sangre. Las ecografías, si bien más frecuentes, miden los mismos parámetros que en cualquier embarazo, aunque prestando especial atención a la circunferencia abdominal y a la cantidad de líquido amniótico, que en el caso de un crecimiento fetal acelerado pueden verse incrementados más de lo debido.

¿Es necesario recurrir a la cesárea?

Si se ha mantenido la diabetes bajo control y no existen otras indicaciones, se puede dar a luz con seguridad por medios naturales. Si el niño ha crecido demasiado y el azúcar en la sangre está por encima de los niveles normales, el ginecólogo evaluará si se debe esperar hasta que el parto comience espontáneamente, sin inducirlo, o programar una cesárea.

¿Qué ocurre después del nacimiento?

Antes del alta del hospital, la madre y el niño se someten a un examen serológico de glucosa en la sangre; después de 6 semanas, sólo la mamá se somete otra vez a la curva de glucosa en sangre para verificar que los valores han vuelto a la normalidad.

¿Quiénes han padecido diabetes gestacional son más propensos a desarrollar diabetes en el futuro?

Las mujeres que han tenido diabetes gestacional son más propensas a desarrollar la enfermedad, tanto en un embarazo posterior como a padecer la diabetes de tipo II, que afecta a la población adulta. También los niños nacidos de mujeres con diabetes son más propensos a desarrollar la diabetes en edad adulta.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Diagnóstico de la diabetes gestacional Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)