Síguenos
Mi bebé y yo

Respiración en el embarazo: ejercicios que te benefician

( 3 votos) load

En este artículo, te ofrecemos unos sencillos ejercicios de respiración para transformar un acto reflejo en un gesto consciente, que regala beneficios a la futura mamá y al bebé.

Respirar bien favorece una buena oxigenación del organismo de la embarazada y también del futuro bebé. Ayuda a expandir los pulmones, aliviando la sensación de dificultad respiratoria típica de los últimos meses de gestación. Hace sentir a la mamá más enérgica y vital, en un período en el que es fácil sentirse cansada e inquieta. Relaja y aporta bienestar.

La respiración también sirve para entrenar a la mente a permanecer en el momento presente, una de las mejores formas de devolver a la mente al “aquí y ahora”, para saborear plenamente las emociones de los nueve meses, concentrarse en el bebé, sentir y disfrutar de los cambios del cuerpo. Para potenciar las funciones de la respiración, existen ejercicios específicos, adecuados para todas las futuras mamás y para cualquier época del embarazo.

Cómo realizar los ejercicios

Se debe escoger un lugar tranquilo, tumbarse en una esterilla o en el sofá, boca arriba o de lado, o incluso sentada. Lo importante es sentirse cómoda. No es obligatorio, pero realizar los ejercicios con los ojos cerrados siempre ayuda. De esta manera, es más fácil “desconectar” la mente y favorecer el contacto con el mundo interior propio. Un consejo: no es necesario intentar realizar respiraciones profundas desde el primer momento, puesto que los pulmones no están acostumbrados. 



big Img
Foto 1 de

|

1. RESPIRACIÓN CONSCIENTE

Con los ojos cerrados, empieza escuchando todos los sonidos que te rodean. Después, desplaza la atención al cuerpo, de abajo a arriba, recorriéndolo con la mente zona a zona, sin intentar relajarlo a toda costa; por último, observa tu respiración, sin forzarla. Después de tomar contacto, empieza a respirar de forma consciente. La respiración empieza a hacerse camino, cada vez más larga, como si fueran olas del mar que van y vienen. Cuando estés más distendida, con calma, vuelve a abrir los ojos y recupera el ritmo normal de la respiración.

Beneficios: aumenta la conciencia respiratoria, recarga y relaja.

|

2. RESPIRACIÓN TORÁCICA Y CLAVICULAR

Empieza como en el primer ejercicio, centrando la atención en el ambiente y en tu cuerpo. Después, en el momento de la respiración, apoya una mano ligeramente por encima del pecho, a la altura del tórax: inspirando, dirige el aire sólo a la zona torácica, y a continuación espira, desinflando sólo la zona torácica. Después de realizar algunas respiraciones, efectúa una pausa, en la que apoyarás las manos sobre las piernas, con las palmas hacia arriba, y respira normalmente. Después de unos segundos de relax, apoya la mano más arriba, a la altura de las clavículas, dirigiendo el aire para que se hinche y se deshinche la parte más alta de los pulmones, dejando el tórax lo más quieto posible. Después de realizar algunas respiraciones claviculares, relájate. Este ejercicio también comprende la respiración abdominal, pero durante el embarazo, es preferible no trabajar con la “cuna del bebé”.

Beneficios: aumenta la capacidad pulmonar.

|

3. RESPIRACIÓN YÓGUICA COMPLETA

Después de concentrar la atención en el ambiente y en el cuerpo, como en el primer ejercicio, continúa con la respiración yóguica completa: inspirando, se hincha primero la zona torácica y, después, también la clavicular; espirando, se vacían ambas zonas por completo.

Beneficios: aumenta la capacidad de mantener la mente en el momento presente, además de recargar y purificar profundamente.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Respiración en el embarazo: ejercicios que te ayudan Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)