Mi bebé y yo

La vida en el útero influye en la vida fuera de él

( 0 votos) load

Lo defiende y explica la periodista científica americana Annie Murphy Paul, en su libro titulado "Orígenes". Conoce otras interesantes conclusiones que se encuentran en él.

Annie Murphy Paul ha pasado los nueve meses de su embarazo entrevistando a médicos e investigadores, que la han atendido para entender qué le sucede al pequeño que llevamos en el vientre antes de nacer. Así, tras nueve meses de embarazo, además de dar a luz a un hermoso bebé, ha parido un libro llamado Orígenes, en el que narra cómo los nueve meses antes del nacimiento dan forma al resto de nuestras vidas.

En su libro (dividido en nueve capítulos), la periodista sostiene que, durante los meses de embarazo, nuestro comportamiento y el medio ambiente, más allá de la genética, pueden influir decisivamente en la personalidad, el temperamento y la salud del bebé por nacer y del adulto que llegará a ser.

Es bien sabido que la alimentación de la mujer embarazada tiene una profunda influencia en el desarrollo del futuro del bebé. Por ejemplo, una dieta baja en proteínas predispone a enfermedades de obesidad, diabetes y corazón. Pero tampoco es saludable un exceso de peso de la madre embarazada: aumenta el riesgo de dar a luz a niños con malformaciones múltiples. Comer pescado es beneficioso para el desarrollo del sistema nervioso, pero cuidado con el pez espada y el atún, tan ricos en mercurio, que en dosis excesivas podrían afectar las capacidades expresivas del niño por nacer.

¿Qué pasa con la época del año en la que se produce el embarazo? Incluso este detalle tiene importancia en el desarrollo físico y del cerebro del feto. Los niños nacidos en verano están un centímetro por encima de la media y su esqueleto es más robusto. El verano contribuye, por sus días más soleados, a la síntesis de la vitamina D, tan importante para el crecimiento de los niños; mientras que el mal tiempo trae enfermedades y virus que, si son contraídos por las mujeres embarazadas, pueden llegar a mermar el desarrollo del cerebro (afortunadamente muy rara vez).

A menudo, hemos hablado del peligro que el tabaco y el alcohol suponen para el pequeño. Annie Murphy Paul enumera sin contemplaciones algunas de sus posibles consecuencias: abortos, partos prematuros, malformaciones o predisposición a las enfermedades cardiovasculares. Para recordar la importancia de este punto, cuenta la historia de Charles Gasto, cuya sentencia de muerte por asesinato se suspendió en California, cuando los abogados defensores presentaron a los jueces de la corte que la madre del agresor estaba ebria, hasta el día que dio a luz a su bebé. Vendría a decir que incluso una cierta conducta criminal puede tener su origen durante estos nueve meses.

¿Y el medio ambiente? No sólo la contaminación del aire daña el feto, sino también el estrés de la madre. El cortisol y la adrenalina, las hormonas del estrés producidas por las mujeres durante el embarazo, cuando son sometidas a situaciones de tensión, parecen determinar la predisposición de los niños, cuando son adultos, a padecer una presión arterial alta, enfermedades del corazón y diabetes.

Según la periodista estadounidense, los niños nacidos de mujeres, que estaban embarazadas durante el desastre de las Torres Gemelas de Nueva York en 2001 o durante el huracán Katrina en 2005, pesaron menos de lo normal al nacer.

Y la homosexualidad: la investigación citada en el libro afirma que muchos hombres homosexuales tienen un hermano mayor. La relación entre ambos hechos estaría en ciertos anticuerpos que la mujer embarazada produce cuando está embarazada de su primer hijo. Esos mismos anticuerpos pueden interferir durante el segundo embarazo en el desarrollo de ciertas partes del cerebro, que predisponen a la homosexualidad en el feto masculino.

Así pues, parece que los nueve meses de embarazo son más importantes para el desarrollo sensorial, emocional y cognitivo de lo que hasta ahora pensábamos.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

La vida en el útero influye en la vida fuera de él Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)