Mi bebé y yo

Gimnasia en el agua: los consejos de la matrona

( 1 voto) load

El fitness acuático adaptado al embarazo es una buena forma de prepararse físicamente para el parto. Pero, ¿cómo practicarlo adecuadamente? La matrona te lo explica y te detalla todos sus beneficios.

Teniendo en cuenta los cambios corporales que la mujer experimenta durante el embarazo, el medio acuático resulta una opción muy válida, ya que presenta múltiples ventajas frente al medio terrestre. Trabajar en el agua con embarazadas no es solamente "ir a nadar". El fitness acuático adaptado al embarazo nos permite realizar un amplio abanico de actividades, haciendo del ejercicio no sólo una actividad sana, sino también atractiva, que ofrece una alta efectividad en los puntos sobre los que se articula cualquier programa pensado para preparar adecuadamente a las gestantes: estabilidad pélvico-raquídea, entrenamiento respiratorio, y mejora de la flexibilidad, del tono muscular, de la capacidad aeróbica y del sistema cardiovascular. 

¿Por qué es bueno? 
• La flotación y la presión hidrostática ejercida sobre el cuerpo de la gestante mientras está sumergida en el agua producen una importante descarga articular y muscular, así como una mejora del retorno venoso, incluso en posición vertical. Estos efectos son muy interesantes en las embarazadas, ya que las articulaciones, sobre todo, la columna vertebral, están sobrecargadas. 

El agua permite modificar fácilmente la intensidad del movimiento, evitando descompensaciones musculares, y cambiar de posición con fluidez, sin impacto y con un menor riesgo de caídas, estimulando, con ello, al feto. 

• A esto, se debe añadir la grata y confortable sensación que se tiene en el agua, ya que la gestante puede hacer un trabajo importante con comodidad y sin sensación de sudar. También permite, en decúbito supino, aislar a la embarazada del ruido de su alrededor, favoreciendo la conexión entre mente y cuerpo, y la comunicación con su bebé. 

Efectos positivos del ejercicio en el embarazo 
La práctica de ejercicio proporciona múltiples beneficios a nivel físico y psíquico, causando, entre otras cosas, una grata sensación de bienestar. En las gestantes, en particular, realizar alguna actividad adecuada conlleva ventajas especiales, teniendo en cuenta su estado. Numerosos estudios han demostrado que practicar ejercicio un mínimo de tres veces por semana tiene efectos positivos sobre la hemoglobina, la tensión arterial, la ganancia ponderal y los niveles glucémicos en sangre de la futura mamá. 

matrona-junio13

Julita Fernández. 
Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid). 

 

Te puede interesar

Gimnasia en el agua embarazada: los consejos de la matrona Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)