scorecardresearch Incomptabilidad Rh en el embarazo: ¿qué es y cómo actuar?
Síguenos

PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

PUB - Banner skin_left OAS_AD 'Frame1'

PUB - Banner skin_right OAS_AD 'Frame2'

Mi bebé y yo

¿Qué es la incompatibilidad Rh?

¿Sabes qué es el factor Rh? Se trata de la incompatibilidad entre la sangre materna y la del bebé, que puede provocar un tipo de anemia al recién nacido. Veamos en qué consiste exactamente la incompatibilidad Rh y cómo resolver el problema.

Uno de los primeros exámenes que se realizan durante el embarazo es un análisis que revele el factor Rh, que sirve para determinar si la sangre del bebé es compatible con la de la madre, factor primordial para garantizar el buen desarrollo del feto.

Rh es la abreviatura del nombre latino del Macacus Rhesus, un mono con el que se realizó un experimento en 1948, que consistía en introducir sangre humana en las venas del simio. El sistema inmunitario del animal, que era incapaz de reconocer la proteína presente en los glóbulos rojos humanos, reaccionó con una defensa contra el elemento desconocido, y empezó a destruir los glóbulos rojos de la sangre extraña. Así pues, las personas Rh+ (positivas) son las que poseen este tipo de proteína en la sangre (el 84% de los europeos). Las personas Rh- (negativas) carecen de este elemento y, si sus glóbulos rojos se mezclan con otros de Rh+, los destruyen.

¿Cuáles son las combinaciones de riesgo?

Entre las diferentes combinaciones, la más peligrosa es madre Rh- con padre e hijo Rh+. En este caso, si la sangre de la madre entra en contacto con la del feto, se desencadena una reacción contra los glóbulos rojos del bebé, con la consiguiente formación de anticuerpos, que permanecen circulando en el cuerpo materno para siempre. Para el feto significa un empobrecimiento de la sangre, es decir, anemia. Para la madre, el riesgo de sufrir el mismo inconveniente en el siguiente embarazo, si el segundo hijo también resulta ser Rh positivo, con el agravante de que en la sangre de la madre circulan más anticuerpos, que "atacan" a la sangre del feto.

Sin embargo, esta situación se produce raramente en la actualidad, gracias a la prevención que se efectúa en las mujeres embarazadas a través de: el test de Coombs, efectuado en la sangre materna, la ecografía, el examen que sirve para valorar el correcto desarrollo del feto, y la fluximetría, que observa la correcta irrigación de la sangre en el pequeño. El problema podría subsistir en las embarazadas que llegan al parto sin conocer su Rh.

¿Cómo prevenirlo?

Una vez comprobada la incompatibilidad entre los dos tipos de sangre, se deben tomar algunas medidas preventivas:

  • Inyectar inmunoglobulinas en la sangre materna. Son unas sustancias capaces de bloquear la producción de anticuerpos. Esto evita cualquier riesgo en un posible nuevo embarazo, en el caso de que el feto vuelva a tener un factor Rh+.
  • Reducir al mínimo cualquier riesgo con ciertas pruebas del embarazo. Las siguientes pruebas que pueden efectuarse a lo largo de la gestación deben llevarse a cabo con la máxima cautela: la amniocentesis (extracción de líquido amniótico), la funiculocentesis (extracción de sangre fetal del cordón umbilical) y la biopsia corial (extracción de una muestra de las vellosidades del corion, pequeños tentáculos que el huevo fecundado desarrolla para anclarse en la pared uterina). 
    (Te interesa: Amniocentesis: solucionamos tus dudas)

Las madres con factor Rh negativo que se han sometido a uno de los exámenes mencionados deben aplicarse una inyección de inmunoglobulina inmediatamente después, como medida rutinaria. La inyección de inmunoglobina también debe realizarse cuando existe una amenaza de aborto importante, con rotura y desprendimiento de las membranas, y en caso de aborto y de incertidumbre acerca del grupo sanguíneo del padre. De todos modos, el parto natural es más adecuado para los casos de problemas de incompatibilidad del Rh, puesto que, en tal caso, se produce una menor transfusión de sangre en comparación con una cesárea.

¿Qué hacer si se produce anemia en el bebé?

Aunque se trate de un caso muy raro, puede ocurrir que los agentes de la sangre materna se pongan en movimiento, generando una reacción en el feto, que es inducido a producir nuevos glóbulos rojos y a debilitar su propio sistema inmunitario. Este mecanismo provoca anemia en el bebé, que, inicialmente, es grave, y que, después, se vuelve de tipo crónico.

En los casos de anemia es posible: 

  • Hacer transfusiones al feto en el útero.
  • Inducir el parto unas semanas antes de la finalización de la gestación.
  • Administrar concentrados de glóbulos rojos al feto, para que recupere los perdidos.
  • Inyectar antígenos, sustancias que ponen en marcha la producción de anticuerpos. Aunque es una técnica que no está muy explotada, los antígenos confunden a la sustancia de la madre encargada de destruir los glóbulos rojos del hijo que está esperando.

0 Comentarios Comentar

TE PUEDE INTERESAR

¿Qué es la incompatibilidad Rh? Y tú ¿Qué opinas?

Comentarios
  • No se han encontrado comentarios

PUB - Banner OAS AD 'Bottom2' Articulo Patrocinado

PUB - Banner OAS AD 'Bottom1' Articulo Patrocinado