Mi bebé y yo

Infecciones urinarias: ¿qué son?

( 2 votos) load

La infección de orina es la afección provocada por la presencia de gérmenes en el aparato urinario. En el embarazo, las infecciones de orina son más habituales. 

Este tipo de patología se puede clasificar, desde un punto de vista clínico, en dos categorías: las infecciones urinarias durante el embarazo, de las cuales, la más frecuente es la cistitis, que consiste en la inflamación de la vejiga; y las infecciones de las vías altas, que afectan al riñón, y que reciben el nombre científico de pielonefritis.

• Aunque existen diversos microorganismos causantes de esta enfermedad, como bacterias, hongos, parásitos y virus, se considera que, en el 80 por ciento de los casos, tanto la cistitis como la pielonefritis están provocadas por la Escherichia Coli, una bacteria que se aloja, de forma habitual, en el intestino.

• La infección de orina es la complicación infecciosa más frecuente durante el embarazo. Los cambios anatómicos y fisiológicos que sufren las vías urinarias durante la gestación parecen ser los factores principales que predisponen a este tipo de dolencia. Así, el aumento del tamaño del útero hace que la vejiga se comprima, favoreciendo la retención del pipí y, con ello, el desarrollo de los gérmenes. Asimismo, la presencia de glucosa en la orina, detectado en más del 70 por ciento de las futuras mamás, es otra de las causas que facilita el crecimiento de las bacterias.

• El riesgo de sufrir esta enfermedad aumenta gradualmente a lo largo de los nueve meses. No obstante, la incidencia es mucho mayor en las gestantes de más edad, en las primerizas y en las mujeres que tienen embarazos sucesivos en intervalos muy cortos de tiempo. Y, sobre todo, en aquellas pacientes que hayan padecido anteriormente una infección de este tipo.

• Se calcula que entre un dos y un ocho por ciento de las mujeres presentan gérmenes en la orina durante su gestación, aunque los síntomas no suelen manifestarse. Es lo que se conoce con el nombre de bacteriuria asintomática. Es muy importante que este tipo de infección se detecte a tiempo (en el primer trimestre del embarazo), puesto que, si no se realiza un tratamiento adecuado, puede evolucionar hacia enfermedades mucho más serias y sintomáticas, como la cistitis o la pielonefritis aguda, más frecuentes en el segundo y tercer trimestre de gestación.

• Por esta razón, las mujeres embarazadas deben hacerse un examen de orina en el primer control prenatal para localizar, de este modo, cualquier posible infección e iniciar, lo antes posible, el tratamiento. Ante un caso de dolencia aguda, el especialista debe realizar un seguimiento especial para evitar que la infección no se generalice y ponga en peligro la salud del bebé, y también la de la futura mamá.

• Esta enfermedad no debe tomarse nunca en broma, y menos durante el embarazo. Según los expertos, las infecciones de las vías urinarias aumentan las posibilidades de tener hijos prematuros y recién nacidos de bajo peso. En casos muy graves, pueden producir, incluso, la muerte del bebé.

 

Te puede interesar

¿Qué son las infecciones urinarias en el embarazo y cómo evitarlas? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)