Mi bebé y yo

Elogio a las madres imperfectas

( 0 votos) load

El libro “La mujer y la madre”, destinado a ser un boom de ventas, intenta hacer reflexionar sobre la realización de las mujeres: ¿termina todo con la maternidad? ¿O hay espacio para otras cosas?

Intenta pensar en cuántas veces has oído a una mujer explicar lo que entiende por maternidad y no será difícil prever que habrá explicado un escenario de azúcar y miel, donde todo funciona a la perfección y donde se siente una madre y mujer perfecta y satisfecha, y rápidamente, escuchando sus palabras, somos nosotros quienes nos sentimos un desastre. Después de haber vendido más de 200.000 copias en Francia, ha llegado a España el libro “La mujer y la madre”, de la autora Elisabeth Badinter, una escritora francesa que nos cuenta cómo la idea del libro nació cuando, hace unos 10 años, el entonces ministro de Sanidad Kouchner firmó un decreto que prohibía reembolsar la leche en polvo.

Y ésta es la tesis de la autora:  de manera precisa y afilada, reivindica el derecho a ser madres imperfectas y mediocres y a liberarse de sentimientos de culpa inútiles, y a la vez se dirige contra las políticas que han relegado a las madres a una vida a veces frustrante y poco social.

De hecho, Badinter está convencida de que “a causa de una política de presiones y culpabilidades, se ha producido una inversión de valores que amenaza a la libertad de la mujer”. Y se pregunta, intentando hacer reflexionar a quienes van a leer su libro: “¿Es una madre feliz necesariamente una mujer feliz? ¿Existe realmente un instinto materno que hace que la mujer se realice sólo como madre?”. Recorre medio siglo de historia de la emancipación femenina para detenerse en algunas conquistas femeninas tales como la píldora anticonceptiva, la lactancia artificial, etc. Pasos fundamentales que han permitido que la mujer elija libremente si volver a trabajar pese a tener un bebé, si tener un bebé o si darle el pecho o no. En resumen, la libertad de ser madre de la manera en que cada mujer quiera serlo. ¡No existe un solo tipo de mujer y no puede existir un solo tipo de mamá!

En un momento de crisis económica como éste, en el que la pérdida masiva de puestos de trabajo relega a las mujeres, por razones de conveniencia, a su rol “tradicional”, es conveniente preguntarse cuánta libertad hay en esta elección: hay mujeres que eligen voluntariamente ocuparse sólo de sus hijos, y mujeres que querrían y sabrían desempeñar más roles (mamá, mujer, trabajadora). La autora sostiene que “desde que la maternidad se convirtió en una elección, las cosas se complicaron para la mujer: yo elijo, por lo que debo estar a la altura. Siempre es la mujer quien paga las consecuencias, bajo los cánones del nuevo naturalismo que las culpabilizan: nada de biberón, lactancia materna, nada de pañales sintéticos, parto natural, etc.”.

Leamos y reflexionemos sobre “La mujer y la madre”, tal vez para intentar retomar algunas libertades ¡sin por eso sentirnos madres menos valientes y aptas!

Te puede interesar

Elogio a las madres imperfectas Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)