Mi bebé y yo

Masaje perineal: cómo realizarlo correctamente

( 13 votos) load

El masaje perineal, si se practica durante el embarazo, puede ayudar a disminuir el número de episiotomías y de desgarros en el parto. Te explicamos, paso a paso, cómo realizarlo del modo correcto.

El parto es considerado por la mayoría de las mujeres como una fuente de estrés y de dolor. A esto se suma el miedo a sufrir una episiotomía y posibles traumas perineales. Desgraciadamente, las ventajas de tener un periné elástico y con un buen tono muscular, que posibilite la salida de la cabeza del bebé provocando el menor daño posible, son poco conocidas. Sin embargo, el masaje perineal, practicado durante el embarazo, aumenta la flexibilidad de dichos tejidos y disminuye la resistencia muscular, provocando un aumento de la distensión del perineo durante el parto.

Por otro lado, el masaje perineal resulta muy útil, porque ayuda a reconocer la sensación de presión (que se repetirá después en la fase de expulsión del parto), para poder poner en marcha la relajación necesaria en este momento. Este tipo de masaje se aconseja practicarlo de forma regular a partir de la semana 32 de gestación.

(Te interesa: ¿Qué es la episiotomía?)

¿Qué se necesita para realizar un masaje perineal?

Para realizar un masaje en el perineo, es necesario disponer de un aceite natural (rosa mosqueta, almendras dulces, etc.), o de un lubricante acuoso, y de un espejo, con el fin de ayudar a visualizar e identificar la zona.

¿Cómo se realiza el masaje en el perineo?

Los pasos que se deben seguir son los siguientes:

- Lo primero que debes hacer es lavarte las manos y elegir un sitio cómodo. Puedes utilizar el espejo para mirarte y familiarizarte con el perineo. También es recomendable realizar este tipo de masaje después de una ducha caliente, cuando los músculos ya están más distendidos. La postura semisentada o en cuclillas es la más adecuada, aunque lo importante es que la mujer se encuentre cómoda. Para que no puedas dañar los tejidos al hacer masaje, es necesario cortarse bien las uñas.

- Para el automasaje, utiliza el dedo pulgar; si lo realiza tu pareja, es mejor que use los dedos índice y corazón.

- Lubrica los dedos con un aceite natural o con un lubricante acuoso. Nunca utilices aceites perfumados, aunque sean para niños.

- Con las piernas separadas, introduce los dedos en la vagina, unos 3-4 cm. Empuja el perineo hacia abajo, hacia el recto y hacia los lados de la vagina firmemente, pero con delicadeza, estirando la zona hasta que notes un ligera sensación de quemazón o de escozor. Puedes ir aumentando la apertura lateral a medida que las molestias disminuyan. Mantén la presión durante dos minutos o hasta que te moleste. Después, coge esta zona con el dedo pulgar y los opuestos, y realiza un movimiento de vaivén durante 3-4 minutos. Durante el masaje, no presiones la abertura de la uretra (por encima de la vagina), con el fin de evitar posibles infecciones de orina.

- Si realizas este masaje diariamente, en una semana, empezarás a notar los resultados sobre el perineo y la vagina, que aumentará su flexibilidad y estiramiento.

¿En qué casos está contraindicado?

Son pocos los casos en los que el masaje perineal no se puede realizar. Por ejemplo, si la embarazada sufre infecciones vaginales de repetición o activas, si tiene lesiones vaginales, si presenta placenta previa, si existe una amenaza de aborto prematuro, rotura prematura de membranas y/o si tiene programada una cesárea.

(Te interesa: Parto: todo lo que debes saber)

Te puede interesar

Masaje perineal: cómo realizarlo correctamente Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)