Mi bebé y yo

Miopía en el embarazo y la lactancia

( 6 votos) load

Cómo afecta un trastorno visual como la miopía durante el embarazo, en el parto y en el período de lactancia.

En el embarazo, la acción de las hormonas progesterona y la relaxina se manifiesta con una acentuada retención de líquidos. También el ojo se ve afectado por este fenómeno, lo que provoca una ligera modificación en la curvatura de la córnea y del cristalino.

Estas superficies tienden a dilatarse, porque retienen más líquidos. Por ello, puede resultar más difícil enfocar las imágenes, creándose un aparente empeoramiento de la miopía en el embarazo. En realidad, se trata de una variación ligera y transitoria que se resuelve por sí sola algún tiempo después del parto y que no obliga a cambiar la graduación de las gafas.

Sin embargo, la modificación en la curvatura de la córnea sí puede dar lugar durante el embarazo a una intolerancia a las lentes de contacto, manifestada a través de síntomas como molestias y dolores, que aconseja no emplearlas hasta después del parto.

Miopía y lactancia
Existe la creencia de que la lactancia puede perjudicar la vista. Durante algún tiempo, la situación hormonal, que vuelve a la normalidad después del parto, aún puede seguir creando problemas cuando se trata de enfocar los objetos.

Es una situación que también experimentan las futuras mamás con visión óptima y que no ha de preocupar porque se resuelve espontáneamente al cabo de algunos meses. Por lo tanto, se puede dar el pecho con toda tranquilidad hasta el momento del destete y, posiblemente, incluso durante más tiempo.

Te puede interesar

Miopía en el embarazo y la lactancia: cómo afecta a la futura mamá Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)