Mi bebé y yo

Molestias durante el embarazo: primer trimestre

( 0 votos) load

Sean intensos o leves, son muchos los fenómenos que caracterizan los 9 meses de embarazo. Veamos cómo hacer frente a las náuseas y la salivación excesiva en el primer trimestre.

Náuseas y vómitos

A veces sólo se presentan las náuseas, otras veces se añaden los vómitos. Ambas son manifestaciones fisiológicas destinadas a resolverse espontáneamente al final del primer trimestre y determinadas por las variaciones hormonales del principio del embarazo, en particular, por el aumento de la HCG o gonadotropina coriónica, una hormona que es secretada en grandes cantidades por el embrión desde la concepción.

Qué hacer

La mayoría de las veces es suficiente con hacer comidas pequeñas y frecuentes, con alimentos de fácil digestión. Por la mañana, en particular, cuando la sensación de náusea es más frecuente, es aconsejable evitar tomar café u otros líquidos y dar preferencia a alimentos secos, como crackers o galletas, o probar con algunos trocitos de banana, que puede tener un buen efecto para evitar las náuseas. Aun así, si los episodios de vómito son tan frecuentes que impiden que la futura mamá se alimente de forma adecuada, es adecuado dirigirse al ginecólogo, que puede recetar fármacos para acelerar el tránsito del alimento en el estómago o un goteo con los principales nutrientes.

Si quieres saber más acerca de las náuseas, lee el artículo:  “Náuseas en el embarazo”.

Sialorrea

Muchas mujeres advierten un aumento consistente de la salivación, que las lleva a deglutir mucho más a menudo de lo habitual. Esto es causado por modificaciones funcionales del tracto gastrointestinal y de las glándulas salivales, que incrementan tanto la cantidad como la acidez de la saliva. Se trata de un problema transitorio, que en general se pasa espontáneamente en el segundo trimestre.

Qué hacer

Para facilitar la deglución, puede ser de ayuda masticar algunos caramelos o chicles. Sólo en los casos raros en los que la salivación es tan abundante que se tiene que expulsar en gran cantidad puede ser necesario utilizar soluciones de rehidratación oral. 

 Cansancio

Es una de las señales típicas del inicio del embarazo, provocado por el brusco aumento de la hormona HCG, que se produce en gran cantidad en las primeras semanas para luego disminuir al final del tercer mes, cuando la futura mamá vuelve a sentirse de nuevo con “fuerzas”. El cansancio se podría definir como una suerte de señal que el organismo envía a la mujer para que se ralenticen sus ritmos cotidianos, de modo que permita un arranque suave del embarazo. Sin embargo, en algunos casos el cansancio puede ser causado también por una falta de hierro. Por eso, es muy importante tener bajo control los valores hemáticos de los minerales (se trata de uno de los análisis de rutina en el primer trimestre), cuya demanda aumenta a medida que transcurren las semanas.

Qué hacer

Simplemente, ceder, cada vez que sea posible, a la exigencia de guardar más reposo, concediéndose frecuentes momentos de relax durante el día o dedicándose a actividades tranquilas y delegando tanto como sea posible las labores domésticas. En caso de falta de hierro, el médico recetará suplementos para restaurar la cantidad adecuada para el organismo.

Tensión en el pecho

Desde los primeros días del embarazo, el pecho se pone más tenso y grande, señal de que las glándulas mamarias están aumentando de volumen para prepararse para nutrir al bebé. Sin embargo, este regalo de la naturaleza puede venir acompañado por una mayor sensibilidad cutánea, tal vez asociada a una sensación levemente dolorosa.

Qué hacer

Ponerse sujetadores de la medida justa, que ayuden a sostener el pecho sin apretarlo. Además, puedes ver el vídeo “Pecho dolorido durante el embarazo – Dudas de las mamás”

Pérdidas vaginales más abundantes

En muchas mujeres, durante el embarazo, la mayor imbibición de los tejidos genitales puede provocar pérdidas vaginales más abundantes, pero inodoras.

Qué hacer

Para superar la molesta sensación húmeda, basta con cambiarse las braguitas más a menudo. Si no te es posible, como alternativa, puedes ponerte gasas de algodón en las braguitas, y reemplazarlas si es necesarios. Por otra parte, es mejor evitar el uso indiscriminado del salvaslip, ya que impide la transpiración normal, creando un ambiente cálido y húmedo que favorece la formación de gérmenes y hongos. También es desaconsejable abusar de jabones o toallitas íntimas: basta con lavarse con un jabón con PH ácido una vez al día y aclararse con agua corriente cuando te quieras refrescar.

Sin embargo, si las pérdidas se hicieran malolientes o blanquecinas o causaran escozor, es necesario decírselo al ginecólogo: podrían ser un síntoma de una infección, micótica o bacteriana,  que tendría que confirmarse mediante un exudado vaginal y tratar, si fuera necesario, con pomadas u óvulos específicos. 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Molestias durante el embarazo: primer trimestre Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)