Mi bebé y yo

"Birth Plan": un plan de parto para tener todo bajo control

( 0 votos) load

Está bien tratar de mantener el control en todo, pero, en el caso del parto, ¿es posible planificar un acontecimiento tan impredecible? Sí, con el plan de parto. Te explicamos en qué consiste.

En los países anglosajones y en España el plan de parto es una verdadera firma de autocertificación con la cual la mujer declara sus convicciones y peticiones en relación con el parto: desde el lugar en el que quiere dar a luz al tipo de asistencia.

El plan de parto puede resultar algo contradictorio, pues en realidad se está tratando de convertir en absolutamente predecible un día que no lo es en absoluto. Sin embargo, podemos decir que simplemente es una manera de poner sobre el papel los deseos de la futura madre acerca de este momento tan especial. El plan de parto también puede ser una manera de acercarse sin temor ni preocupaciones al gran día, sabiendo palabra por palabra lo que podemos encontrarnos y tratando de dejar atadas algunas decisiones importantes, como la necesidad de una episiotomía o una cesárea no prevista.

Éstas son las cosas a tener en cuenta si queremos elaborar uno:

- Encabezando la lista están, sin duda, el nombre de la persona que nos gustaría tener al lado, a quien se le puede explicar lo que va a suceder si lo desea; también cuál es nuestra postura con respecto a los remedios para el dolor, si no se quiere recurrir a la episiotomía o si limitar ciertas maniobras obstétricas.

- La posición y el trabajo de parto: podemos decidir si queremos realizar una parte del parto en el agua y dejar apuntadas las posturas en las que soportamos mejor el dolor.

- En relación al primer contacto con el recién nacido: se puede expresar nuestra decisión de si dar el pecho de inmediato y elegir la lactancia materna exclusiva, o cuándo queremos (siempre que sea posible) que el bebé comience a quedarse en la habitación con nosotros.

- Sobre el cordón umbilical: debemos decidir si lo donamos o lo guardamos, y si lo queremos mantener sujeto al bebé durante un poco más de tiempo del habitual.

- También es posible decidir si la mamá se quiere mover durante las primeras fases del parto o incluso comer algo; o solicitar que la rotura de las aguas se lleve a cabo de manera natural, evitando la amniorrexis, y que se nos informe siempre de cualquier intervención tanto a la madre como al bebé, consultando también con el papá.

- Obviamente, todas estas peticiones, aunque aceptadas por el personal médico, serán respetadas sólo si durante el parto no hay ninguna complicación inesperada. En realidad, un buen plan de parto es el que toda embarazada realiza, aunque sea de manera inconsciente. Es cierto que no se puede planificar todo, pero es mejor si aquellos que nos rodean, llegados al final de los nueve meses, más o menos saben cuáles son nuestros deseos.

¿Qué decisiones habéis tomado ya acerca de vuestro parto? ¿Se las habéis confiado a alguien? ¿Las tenéis por escrito?

Te puede interesar

"Birth Plan": un plan de parto para tener todo bajo control Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)