Mi bebé y yo

10 preguntas que te da vergüenza hacer a tu ginecólogo

( 1 voto) load

¿Puedes utilizar el vibrador durante el embarazo? ¿Durante el parto puedes tener ganas de defecar? ¿Después de dar a luz volverás a disfrutar del sexo como antes? ¡Respondemos a las 10 preguntas que te da más vergüenza hacer a tu ginecólogo!

Al quedarte embarazada, te surgen un montón de dudas, la mayoría de las cuales las consultas con tu ginecólogo. Sin embargo, hay otras preguntas más íntimas y embarazosas que te pueden provocar vergüenza y que evitas consultar al médico. A menudo, las comentas con amigas que también están embarazadas o que ya han pasado por ello y que, por lo tanto, te pueden explicar su vivencia personal. ¡Sin embargo, existen ciertas dudas que ni tan siquiera te atreves a comentar con tus amigas! Para dar respuesta a tus dudas más íntimas sobre el embarazo, te ofrecemos las 10 preguntas más incómodas sobre el embarazo. ¡Toma nota!

1. ¿Por qué cambian de aspecto los pechos?

El aspecto de los senos cambia cuando te quedas embarazada debido a las hormonas. Ya desde los primeros días de la gestación, los pechos van acumulando grasa y empiezan a crecer para prepararse para la lactancia. También se vuelven más sensibles, lo que puede provocar una sensación de incomodidad con la ropa, el sujetador o ante cualquier roce. A lo largo del embarazo, los senos aumentan varias tallas. Los pezones también cambian de aspecto, adquiriendo una tonalidad más oscura y haciéndose más grandes. La aureola que rodea el pezón cambia de pigmentación y se hace más ancha. Al igual que los senos, los pezones se vuelven más sensibles. En mujeres de piel clara, puede que se marquen las venas azuladas de los pechos, ya que se hacen más fuertes para aumentar el flujo sanguíneo. Por último, pueden aparecer estrías por el cambio de tamaño, con lo que es aconsejable utilizar una crema antiestrías desde el inicio de la gestación. 

(Te interesa: Estrías: ¿cómo se previenen?)

2. ¿Puedo tener sexo anal durante el embarazo?

En principio, sí que se puede practicar, pero se deben tomar algunas precauciones:

  • Debes evitar el sexo anal si tienes hemorroides, algo bastante común durante el embarazo, especialmente a medida que avanza el estado de gestación. Practicar sexo anal con hemorroides podría provocar una pérdida de sangre considerable, lo que pondría en peligro tu salud y la de tu bebé. 
  • Debes evitar el sexo anal si tienes placenta previa, ya que podría dañar la placenta. Con placenta previa, que significa que la placenta cubre parcial o totalmente el cuello uterino, si el pene entra en contacto con el cuello uterino o si tienes contracciones como resultado de un orgasmo, existe la posibilidad de una irritación de la placenta. Esta irritación podría ocasionar un sangrado que podría provocar la pérdida del embarazo. 

Al practicar sexo anal, debes evitar pasar del sexo anal al vaginal sin antes limpiarte. Si no sigues estos pasos de higiene, podrías contraer una vaginosis bacteriana. 

3 .¿Qué pasa si se me escapan gases durante el sexo?

Es algo muy embarazoso, pero que puede ocurrir con más frecuencia en el embarazo, ya que durante la gestación los niveles de progesterona son mucho más altos. La progesterona es una hormona que relaja el tejido muscular de todo el cuerpo y es esta relajación la que hace que la digestión sea más lenta, provocando un aumento de los gases. Durante las relaciones sexuales, el aire puede quedar atrapado en los pliegues de la vagina durante el coito y, al escaparse, suena. Ello se debe a que las paredes vaginales están húmedas y forman un pequeño sello entre ellas. Este fenómeno también ocurre si se practica sexo anal. En ambos casos, lo mejor es reaccionar con una carcajada para quitar importancia al asunto. Si te ocurre a menudo, observa en qué postura tiende a producirse con más frecuencia e intenta cambiarla de vez en cuando. Un buen consejo para evitarlo es no sacar del todo el pene durante el coito. 

4. ¿Puedo utilizar el vibrador estando embarazada?

Durante todas las etapas del embarazo, se puede utilizar un vibrador externamente, es decir, estimulando el clítoris, sin ningún riesgo. Sin embargo, se debe tener cuidado en caso de utilizar un vibrador de uso interno o de estimulación vaginal. Según algunos ginecólogos, se debe evitar el uso de un vibrador con rotaciones, ya que estas pueden ejercer presión sobre el cuello del útero. Es preferible utilizarlos con un simple movimiento de ida y vuelta, sin vibración, lo que suele ser suficiente para desencadenar un orgasmo vaginal

Si te estás cuestionando el uso del vibrador durante el embarazo, debes saber que algunos estudios indican que los ftalatos presentes en los juguetes sexuales pueden dañar al feto. En caso de poder utilizarlo, también debes tener en cuenta que se debe lavar muy bien antes y después de su uso para evitar infecciones vaginales

5. ¿Durante el parto puedo tener ganas de defecar?

Sí, es algo que ocurre a muchas mujeres, que en el momento del parto se hacen caca. Ello ocurre porque, durante la fase de expulsión del parto, se genera una sensación de tener ganas de defecar, provocada por la presión de la cabeza del bebé sobre el recto. El parto es un proceso natural que puede generar reacciones del cuerpo un tanto incómodas. De hecho, algunas mujeres se pasan las contracciones sentadas en la taza del váter. Es algo que puede ocurrir, aunque no afecta a todas las mujeres. Sin embargo, si te ocurre, no te preocupes, no serás la primera. 

6. Tras el parto, ¿la vagina se ensancha?

Es algo que puede ocurrir, sobre todo si has tenido varios embarazos y partos. Sin embargo, tiene solución. Se resuelve ejercitando los músculos vaginales con los denominados ejercicios de Kegel. De hecho, la vagina es un músculo que está destinado a estirarse y a volver a su forma normal de forma natural. Sin embargo, el proceso es mucho más rápido y efectivo si se ejercita el suelo pélvico y se realizan los ejercicios de Kegel. Sin embargo, cabe recordar que ciertas complicaciones durante el parto, como una episiotomía, podrían afectar la forma en que la vagina se recupera. En estos casos, se deberá consultar con el médico. 

(Te interesa: Ejercicios Kegel: en qué consisten)

7. ¿Volveré a disfrutar del sexo después de un parto natural?

Durante y después del embarazo, vas a vivir cambios a nivel físico y emocional que pueden interferir en tu vida sexual. Ello puede provocar que tu deseo sexual disminuya. Es algo muy normal después de haber dado a luz, ya que tu cuerpo se está recuperando y necesitas tiempo. Lo importante es que tengas claro que esta falta de deseo forma parte de una etapa que pasará. En general, los especialistas recomiendan que, pasado el puerperio, vuelvas a tener relaciones sexuales con tu pareja. Sin embargo, el tiempo de recuperación dependerá de ti. Algunas mujeres necesitan más tiempo que otras. Al volver a practicar sexo con tu pareja, es posible que las primeras veces sientas dolor o molestias. Ello se debe a la sequedad vaginal, la falta de lubricación que sufre la vagina durante el posparto. Una buena solución para solventar este problema es utilizar un gel lubricante íntimo para que las relaciones sean más placenteras.

8.  ¿Es seguro utilizar un lubricante íntimo?

A la hora de utilizar un gel lubricante íntimo para que las relaciones sexuales durante el posparto sean más placenteras, muchas mujeres se preguntan si el gel tendrá efectos negativos sobre su salud. La respuesta es no. Todo lo contrario. La utilización del gel lubricante te brindará una agradable sensación, similar a la provocada por la lubricación natural de la vagina. Toma nota de que los lubricantes a base de agua no afectan el organismo y son incoloros e inodoros. 

9.  ¿Es normal tener pérdidas de orina durante el posparto?

Sí, es algo muy normal. Las pérdidas de orina durante el posparto o incontinencia urinaria es especialmente común en las mujeres que han dado a luz, aunque también es un trastorno frecuente durante la menopausia, momentos en los que es más difícil controlar la vejiga. Un buen remedio para solventar este incómodo problema es practicar los ejercicos Kegel para fortalecer el suelo pélvico. También puedes utilizar compresas para evitar manchar las braguitas con las pérdidas. No debes avergonzarte de ello. Lo mejor es que consultes tu problema con el médico. Es algo más común de lo que parece. 

10. Durante las relaciones sexuales en el posparto, si mi pareja me estimula los pechos, ¿puede que saque leche?

Sí, así es. Al ser mamá, el pecho, que durante toda la vida ha sido un objeto sexual, pasa a ser el medio por el cual se alimenta el bebé. Durante el posparto, con la lactancia materna, la hormona oxitocina estimula la subida de la leche. Sin embargo, lo que a menudo se desconoce es que la oxitocina es la misma hormona que se produce durante el orgasmo. Por ese motivo, si tu pareja te estimula los pechos durante la relación sexual, puede que derrames algo de leche. También puede suceder que tengas un reflejo de subida y derrame de leche durante el orgasmo. Este reflejo puede ir desde derramar unas gotas hasta que te salga un chorro de leche disparado. Ten presente que, aunque pueda parecer que es algo que ocurre exclusivamente durante la lactancia, también pude suceder después. 

(Te interesa: Subida de la leche: cómo producir más leche)

..........

¿Te han servido de ayuda las respuestas a estas dudas íntimas sobre el embarazo? ¿Tienes más dudas de este estilo? ¡Compártelas con otras mamás en el Salvamamás!

Te puede interesar

10 preguntas que te da vergüenza hacer a tu ginecólogo Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)