Mi bebé y yo

Embarazo de 18 meses: la matrona te explica qué es

( 1 voto) load

Cada vez son más las voces que afirman que nuestro período de gestación es, en realidad, de unos 18 meses: nueve meses dentro del útero (endogestación) y nueve meses fuera (exogestación). La matrona te explica por qué. 

En el momento del nacimiento (y durante los primeros meses), el bebé no está adaptado para sobrevivir de forma independiente, desde el punto de vista motor, cognitivo y social. Después del parto, su cerebro todavía necesita meses para madurar, con el fin de que consiga ser mínimamente autónomo. No se trata sólo de un problema de compatibilidad de dimensiones; el cerebro, para su desarrollo, tiene que ser activado, por lo que los estímulos percibidos en el útero durante el embarazo dejan de ser suficientes. Como consecuencia, una parte importante del desarrollo y de la maduración se tiene que llevar a cabo fuera del útero, en los meses siguientes al nacimiento.

La importancia del contacto corporal
La exogestación es el período que el bebé necesita en el exterior para lograr una cierta madurez.

Los estímulos ambientales recibidos durante esta etapa van a ser importantísimos para el desarrollo psíquico y físico del bebé, y la máxima exigencia de éste va a ser el contacto corporal con su madre: ser cogido en brazos, compartir el sueño en la cama, ser amamantado, ser abrazado y mimado...

El tacto será el primer sentido con el que el bebé empezará a conocer el mundo, mucho antes que con la vista y el oído. Ser tocado producirá en él cambios en el ritmo cardíaco y respiratorio, en la oxigenación de la sangre, en la temperatura, y reforzará su autoestima; la percepción de la identidad del bebé nacerá de la experiencia del contacto corporal.

El tacto tiene también efectos positivos sobre la madre. El intercambio auténtico y enriquecedor que, mediante este contacto, la mamá tiene la oportunidad de establecer con su hijo le va a permitir desarrollar competencias maternas que, normalmente, no se manifiestan, debido a condicionantes sociales, culturales y personales.

Una forma de potenciar su desarrollo
El deseo del bebé de acurrucarse contra el cuerpo de la madre responde a una necesidad de protección, que reproduzca las condiciones del ambiente dentro del útero. Interferir en la satisfacción de esta necesidad indispensable para el desarrollo psíquico, afectivo y cognitivo del bebé implica interferir en el establecimiento y el desarrollo de la relación madre-hijo, así como forzar la adquisición prematura de autonomía, una autonomía que es ficticia y poco fisiológica. Fomentar y proporcionar contacto corporal al bebé es sólo un modo de responder de forma sensible a sus necesidades. 

matrona-enero12

 


Sofía González Salgado. Matrona. Centro de Saúde Sarria (Lugo).

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Embarazo de 18 meses: la matrona te explica qué es Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

Buenas tardes!! DunaNora, yo te puedo contar mi experiencia. Estoy de 22 semanas y hasta hace 2 y algo, es decir hasta la semana 19, casi 20, no sentí a mi bebé. Anteriormente pinchazos como tú comentas, pero por el crecimiento del útero, según me dijo la matrona. No te apures, pronto le sentirás, yo también estaba un poco extrañada y ansiosa por sentirle y ya ves, ahora no para,jejej.