Síguenos
Mi bebé y yo

Viajar embarazada: guía práctica

( 2 votos) load

Si estás embarazada, es lógico que te preguntes cuál es el medio de transporte más adecuado o qué precauciones debes tomar según el destino que hayas escogido. Resolvemos tus dudas.

​​Si estás embarazada y piensas irte de viaje, antes de ello debes tener en cuenta que deberás tomar algunas precauciones especiales y consultarlo con tu ginecólogo, ya que depende del trimestre del embarazo en el que estés, podrás emprender un tipo de viaje u otro, y en unas u otras condiciones.

Viajar según el trimestre de embarazo

En el primer trimestre del embarazo, no es oportuno emprender un viaje largo, ya que hay más probabilidades de sufrir un aborto espontáneo. Además, los pequeños trastornos, debidos a la actividad hormonal y a las transformaciones físicas sufridas por la mamá, pueden hacer que cualquier trayecto superior a los 300 kilómetros resulte agotador y desagradable.

El segundo trimestre del embarazo es el mejor momento para tomarse unas vacaciones y viajar, porque estos meses intermedios suelen transcurrir sin problemas. Las náuseas en el embarazo, los vómitos y el cansancio ya no son más que un recuerdo para la mayoría de embarazadas. Todavía no sienten el "peso" del embarazo porque el aumento de volumen del abdomen es moderado y los temores de los primeros meses ya se han superado.

En el tercer trimestre del embarazo,la barriga cada vez más evidente y el aumento de peso contribuyen a hacer que la mamá se canse más. El riesgo de un parto prematuro es mínimo, pero no debe excluirse. Por lo tanto, es aconsejable escoger destinos cercanos y, sobre todo, no aislados, de forma que se pueda llegar con facilidad a una clínica o a un hospital. Además, conviene tener siempre a mano toda la documentación del embarazo.

 


big Img
Foto 1 de

|

En el caso de viajar embarazada, hay ciertos cuidados que no debes pasar por alto.   
1. ¡Hidrátate!: bebe mucha agua, sobre todo si te espera un destino con altas temperaturas.  
2. Cuida tu alimentación: Evita las grasas, controla las calorías y aumenta la ingesta de frutas y verduras. Son alimentos muy sanos y ricos en fibra, con lo que te ayudarán a regular tu tránsito intestinal y a combatir el estreñimiento, un trastorno muy típico del embarazo.
3. Muévete. Está claro que necesitas descansar, pero no dejes de moverte. El ejercicio es necesario. Una caminata por la playa, yoga, caminar por la montaña... todo vale.
4. Protege tu piel del sol: Las hormonas hacen que tu piel sea más vulnerable a la exposición solar durante la gestación. Así que, ¡cuídate!

|En el caso del avión, la mayoría de las compañías aéreas no recomiendan viajar después del séptimo mes. Si lo haces, lo harás bajo tu responsabilidad. Escoge un asiento cerca del baño o en el pasillo.
El tren es el medio de transporte más recomendable. Eso sí, si el viaje es largo, deberás elegir un vagón con litera, próximo al baño.
Si vas en coche, recuerda que, cada dos horas, debes parar y estirar las piernas.
Si quieres viajar en barco o hacer un crucero y estás en el primer trimestre, piénsatelo bien. El barco no es el medio más adecuado, si sufres náuseas. Si, por el contrario, te encuentras en el tercer trimestre, consulta las restricciones de la compañía naviera con respecto a las mujeres embarazadas, porque muchas de ellas contemplan limitaciones. Si finalmente decides viajar, escoge un barco que cuente con atención médica a bordo. |

Siempre será el ginecólogo, conociendo tu historial médico, quien evalúe si estás o no en condiciones de viajar, teniendo en cuenta tu estado de salud y el destino al que deseas. Sin embargo, existen unas condiciones en las que, en principio, está desaconsejado viajar:  Pérdidas de sangre
Si ha habido pérdidas de sangre en los primeros meses, no siempre hay que preocuparse. La mayoría de las veces, se deben a la implantación incompleta del saco embrionario en la pared interna del útero.
En estos casos, sólo es preciso guardar un poco de reposo y evitar el estrés físico y psicológico. Por eso, en estos casos es preferible no viajar. Si además de las pérdidas, aparecen dolores menstruales, se debe acudir al médico de inmediato. Si las pérdidas aparecen cuando la gestación está avanzada, sería consejable acudir al ginecólogo y evitar viajar. 

|

Anemia en el embarazo
Tener una ligera anemia en el embarazo es normal. Pero, si el nivel de hemoglobina en la sangre desciende por debajo de un cierto límite, es preciso seguir una dieta rica en hierro, o bien tomar un complemento.
Los síntomas de la anemia por falta de hierro son cansancio, palidez, irritabilidad o respiración dificultosa. Por eso, la embarazada deberá valorar sus síntomas a la hora de decidir si emprende un viaje.

|

Cuello del útero no cerrado
El cuello del útero debe estar cerrado hasta que el parto se avecine. De lo contrario, podríamos encontrarnos ante una amenaza de aborto. En estas circunstancias no sería aconsejable viajar.

|

Hipertensión
Cuando la presión arterial supera los niveles medios, hablamos de hipertensión.
El embarazo es una época muy propensa a la aparición de hipertensión, ya que los cambios que ocasiona la gestación en el organismo de la mujer se reflejan en variaciones en su ritmo cardíaco y en su sistema circulatorio.

|

Diabetes gestacional
Los cambios hormonales típicos de este período pueden favorecer un aumento de la concentración de azúcar en la sangre y una menor sensibilidad a la insulina, la hormona encargada de regular los niveles de azúcar en la sangre.

Este exceso de azúcar puede influir negativamente tanto en la salud de la futura madre como en la de su hijo.

 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Viajar embarazada: guía práctica Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)