Mi bebé y yo

Watsu y embarazo: relax bajo el agua

( 0 votos) load

El "watsu" es una práctica suave adecuada desde el principio hasta el final del embarazo, ya que a los beneficios del agua hay que sumarle la sabiduría del "watsuer". ¿En qué consiste?

Déjate llevar por el agua, prueba la agradable sensación de abandono y relajación, empatiza más que nunca con el niño que llevas dentro, mientras el masajista realiza los movimientos y la digitopresión para inducir la relajación y ofrecer un profundo bienestar: el watsu es un tratamiento específico para la mujer embarazada. El término procede de la fusión de agua y shiatsu, e indica una determinada técnica de masaje, que combina el poder relajante de la inmersión en agua caliente con los beneficios de la digitopresión ejercidas de acuerdo con los principios del shiatsu por un especialista, llamado watsuer. A diferencia de otras técnicas, que se centran exclusivamente en la destreza del masajista, en el watsu se podría decir que el masaje principal lo proporciona el agua, que nos permite fluir y abandonarnos a su balanceo, siempre bajo la guía de watsuer.

Recorre los canales de energía

La función del agua es clave, ya que crea un ambiente envolvente, que hace fluir las emociones y relaja. Una vez abierta la "puerta" de las emociones, la presión ejercida por los dedos del watsuer puede "entrar" y liberar el cuerpo y la mente de los bloqueos de energía que causan el dolor y la ansiedad. De acuerdo con los principios del shiatsu, de hecho, el cuerpo está atravesado por unos canales (llamados meridianos) por los que fluye la energía (el qi), que regula tanto la salud física como el bienestar emocional, estrechamente relacionados. Si estos canales están "atascados" a causa de los bloqueos de energía, los órganos asociados sufrirán, causando dolor y tensión. La presión de los dedos, llevada a cabo en puntos específicos a lo largo de los meridianos, desbloquea los canales y permite que la energía fluya libremente, generando como resultado un estado de bienestar.

Para aliviar la tensión

Los bloqueos de energía pueden producirse en cualquier momento de la vida, debido a diversos acontecimientos. El embarazo puede ser uno de estos momentos: la inevitable ansiedad y la incertidumbre típica de este período (que en sí mismo no causa estrés a nivel físico), además de los cambios sufridos en el cuerpo, pueden causar dolor muscular y articular, especialmente en la columna vertebral, encargada de soportar casi todo el peso de la creciente barriga. A través de la acupresión específica, el watsuer libera estos bloqueos y su tensión asociada, dando pie a una sensación de bienestar físico y emocional.

Los beneficios del agua

El hecho de que el procedimiento se realice en una piscina es particularmente beneficioso para la futura madre.

La inmersión permite movimientos que fuera del agua no son posibles y proporciona una agradable sensación de ligereza. Alivia de hecho el peso de la barriga y reduce la sensación de cansancio en las piernas. También ofrece la posibilidad de realizar algunos ejercicios con mayor agilidad y ligereza.

Bajo el agua, se descansa más cómodamente que sobre una superficie dura, y además podemos recibir tratamiento en la parte trasera del cuerpo sin tener que ponernos boca abajo, algo prácticamente imposible cuando se está embarazada.

Estar totalmente sumergida en el agua, por último, ofrece la posibilidad de aislarse del mundo exterior y de centrarse únicamente en las sensaciones que vienen del interior de una misma. Otro de los beneficios del watsu durante el embarazo es el contacto y la comunicación con el niño en el transcurso de los nueve meses. Flotar en agua tibia y en silencio, mimada y protegida por el watsuer permite a la futura madre empatizar más que nunca en la experiencia que está viviendo el bebé. Comprender la cuna del líquido amniótico significa establecer de inmediato la estrecha relación madre-hijo que va a desarrollarse después del nacimiento.

Llegar más serena al parto

El parto es un evento natural que a veces puede generar cierta ansiedad por no estar totalmente bajo nuestro control. Gracias a esta técnica, aprendemos a confiar y a no tener miedo, a dejar fluir aquello que es natural, como lo hace también el bebé, que se prepara para nacer simplemente siguiendo sus instintos. A menudo, las embarazadas que han experimentado esta sensación de abandono y relajación, buscan un centro que ofrezca la posibilidad de dar a luz en el agua.

Sesiones de casi una hora

El watsu se realiza en una piscina con agua a una temperatura de alrededor de 36 grados. Para facilitar la flotación, algunos watsuer sujetan flotadores a los tobillos, rodillas o cintura de la mujer. Al inicio del tratamiento, el masajista toma la cabeza y la pelvis de la mujer embarazada y las mece suavemente para que se familiarice con el agua. A medida que la mujer se relaja y gana confianza, el masajista comienza a realizar estiramientos, moviliza las articulaciones bloqueadas y estira los músculos, aliviando a la columna. Luego realiza rotaciones y digitopresión sobre los meridianos, mediante los que se alcanza la relajación y el equilibrio de energía deseados.

Después del tratamiento, con suavidad, el masajista pone de pie a la mujer (la profundidad es de poco más de un metro) y la apoya en el borde de la piscina, donde abre poco a poco los ojos y "vuelve a la realidad".

Una práctica que funciona de principio a fin

El watsu es un tratamiento suave y relajado, por lo que resulta particularmente adecuado de la primera a la última semana de embarazo. No hay contraindicaciones (a menos que, por supuesto, haya riesgo de aborto o parto prematuro), aunque de todos modos lo mejor es consultarlo siempre con el ginecólogo.

Te puede interesar

Watsu y embarazo: relax bajo el agua Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)