Mi bebé y yo

Cómo preparar el pecho para la lactancia

( 1 voto) load

En el tercer trimestre de embarazo, podemos empezar a preparar el pecho para amamantar mediante masajes y ejercicios específicos. También existen remedios para pezones planos o invertidos. Te los explicamos a continuación.

Muchas mujeres embarazadas, durante los últimos meses, se preguntan si podrán dar el pecho al bebé que pronto tendrán entre sus brazos. En primer lugar, hay que dejar atrás los falsos mitos: la mamá debe tranquilizarse y, durante los meses de embarazo, dedicar más tiempo a algunas simples prácticas que la ayudarán a preparar el pecho y los pezones para la lactancia.

Uno de los motivos por los que, con más frecuencia, las mamás deciden abandonar la lactancia es el hecho de tener molestias en los primeros intentos de succión del bebé, como grietas en el pecho. Éstas se deben, sobre todo, a la inexperiencia de la mamá y a las dificultades del pequeño para engancharse correctamente. Sobre todo las mujeres con pezones planos o invertidos podrían vivir estas primeras fases de la alimentación de su bebé con mucha frustración. Para intentar resolver estos inconvenientes, puedes empezar a “preparar” el pecho y los pezones para la lactancia antes de que llegue el bebé. Algunos consejos:

- En primer lugar, en el último trimestre, acostúmbrate a masajearte los pezones durante o después de la ducha con un guante de crin (no demasiado duro) o con una esponja áspera. Después, usa un producto emoliente, como aceite de almendras o manteca de Karité. La piel, de esta forma, resultará más fuerte.

- Para la higiene diaria, es mejor evitar el empleo, en los pechos, de jabones y productos que secan la piel, haciendo que sea más frágil y propensa a agrietarse. Para una higiene correcta, es suficiente con aclararlos con agua.

Puedes hacer unos pequeños ejercicios de preparación, útiles, sobre todo, en caso de pezones planos o invertidos. Aquí tienes dos ejemplos muy sencillos; es suficiente con hacerlos unos minutos al día y con un producto emoliente:

1. Coge el pezón entre el pulgar y el índice, y hazlo rotar tanto en el sentido de las agujas del reloj como en el sentido contrario.

2. Pon los pulgares en los bordes de la aréola y muévelos en sentido horizontal y vertical.

Si tus pezones son planos o invertidos, en el último trimestre, también puedes usar unas copas que estimulen su salida hacia fuera. Se trata de “conchas” de plástico que presionan ligeramente la aréola del pezón y deshacen las adherencias que lo mantienen invertido. Las copas deben usarse lo máximo posible y se ponen debajo del sujetador.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Cómo preparar el pecho para la lactancia Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)