¡Hola! Más o menos cada mes o cada dos meses sufro de cistitis hemorrágica. Es muy doloroso e incapacitante. Todo esto sucede sobre todo si tengo relaciones sexuales una semana antes de la menstruación. Pensé que podría ser de usar el preservativo, así que lo dejamos, pero el problema persiste. ¿Podría ser por el tamaño generoso de mi compañero? ¿O que ponemos demasiada pasión en el acto? Hice una ecografía abdominal, pero no se detectó nada en la vejiga. No consulté con el ginecólogo. Me gustaría saber si ya ha escuchado hablar de algo parecido o si soy el primer caso. He notado que si el acto es más lento y prolongado en lugar de rápido y apasionado, no tengo esos problemas... Saludos cordiales. Emilia.

Respuesta de Dr. Claudio Ivan Brambilla

Apreciada señora, creo que se podría tratar de una "cistitis intersticial", una inflamación de la vejiga cuyo origen no son las bacterias, como es el caso de la mayoría de las formas comunes de cistitis. La cistitis intersticial es un síndrome poco frecuente que se manifiesta por dolor en la vejiga y por urgencia de orinar, asociado con un cultivo de orina negativo, es decir, la ausencia de bacterias en la orina en una cantidad lo suficientemente alta como para justificar los síntomas.

En los últimos años, se hicieron varias hipótesis sobre las causas de este trastorno, sin llegar nunca a una respuesta definitiva. La teoría que tiene más crédito es que la inflamación de la vejiga se desarrolla debido a una alteración de la membrana mucosa que recubre las paredes internas. La mucosa, que, en condiciones normales, impermeabiliza las paredes de la vejiga, en este caso, podría no realizar esta función, permitiendo a la orina penetrar y, en consecuencia, provocando su inflamación. La cistitis intersticial (CI) puede ser un poco complicada de diagnosticar, ya que, para identificarla, el médico sólo puede confiar en los síntomas descritos por el paciente, junto con un cultivo de orina negativo. Los ginecólogos y los urólogos pueden también identificar el problema basándose en la historia de su paciente. A este respecto, cabe señalar que la CI aparece a menudo en las mujeres con síndrome del intestino irritable o de fatiga crónica (fatiga invencible sin causas orgánicas individuadas) o que sufren de alergias. En cuanto al tratamiento, se utilizan con resultados satisfactorios las preparaciones que restauran la mucosa de la vejiga: entre éstas, el pentosán polifosfato, el ácido hialurónico o los antihistamínicos. Se ha observado también que la alimentación tiene su importancia en el progreso del síndrome: las personas afectadas por la CI deberían eliminar drásticamente de su dieta todos los alimentos picantes, el alcohol, el café, los refrescos de cola, las patatas, y reducir al máximo el consumo de grasas de origen animal (quesos, especialmente curados, la nata y el hígado). Son de evitar también, los frutos secos, el chocolate negro y los tomates. De hecho, cada uno de estos alimentos contiene sustancias que, una vez que entran en la orina, por el proceso normal de eliminación, pueden empeorar la inflamación de las paredes de la vejiga. Es posible (sólo posible) que las relaciones sexuales apasionadas y una sensibilidad al preservativo empeoren el problema. En el 2006, en España, nació la ACACI (www.acaci.es), la Asociación ciudadana de afectados de cistitis intersticial. Es una asociación sin ánimo de lucro de pacientes afectados de cistitis intersticial cuyo principal objetivos es ofrecer apoyo moral a aquellas personas afectadas por la enfermedad y a sus familias. En el caso de que su ginecólogo (o el urólogo) confirmase el diagnóstico, le aconsejo ponerse en contacto con la Asociación. Saludos cordiales (téngame informado si lo desea).

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Ginecología

Últimas consultas en Ginecología

Te puede interesar