Buenos días, Doctor, estoy en la semana 26 de mi segundo embarazo, e igual que para el primero estoy en reposo absoluto debido a un acortamiento del cuello uterino (2.2-2,5 cm). Mi primer bebé nació tras 69 días de hospitalización (en la semana 26, el cuello medía 0,5 cm). Esta vez, en la semana 17, el cuello medía 3 cm. No salgo de casa y sólo me levanto de la cama para comer e ir al servicio. Estoy de pie media hora al día, como mucho. Tomo un relajante muscular tres veces al día, mi barriga está dura cuando me levanto y por la noche, pero no tengo contracciones dolorosas. ¿Es correcto este tratamiento? ¿Tendré que estar en reposo hasta la semana 40? Además, el examen bacteriológico vaginal ha evidenciado ausencia de leucocitos (es decir, no tengo anticuerpos contra las bacterias que atacan el pH vaginal). También me han prescrito 3 ciclos de 10 días de fermentos lácticos y óvulos, y me han prohibido comer productos lácteos y azúcares (incluida la fruta). ¿Es normal una dieta tan drástica? Gracias. Roberta.

Respuesta de Dr. Claudio Ivan Brambilla

Estimada señora, sus médicos la están siguiendo muy bien, así que no se preocupe. El mejor tratamiento es descansar. Normalmente, hacia la semana 33, la presión en el útero se vuelve más ligera y la situación mejora (aunque hay que seguir descansando). Respete la dieta que le han recomendado y observe una higiene íntima correcta (movimiento del lavado de adelante hacia atrás y nunca al revés, jabones específicos, ropa interior de fibra natural y cómoda, etc.). Saludos.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Ginecología

Últimas consultas en Ginecología

Te puede interesar