Estoy en la semana 24 de mi segundo embarazo. Mi primera hija, de 3 años, nació en la semana 33 por cesárea de emergencia debido a la rotura de la bolsa, tal vez a causa de mi clamidia. Hoy he ido al hospital porque tenía una sensación de presión en el bajo vientre, sin contracciones, y me han detectado un acortamiento del cuello uterino: hace tres días medía 48 mm, hoy sólo 39 mm. El ginecólogo me ha dicho que me tranquilice, que descanse durante unos días y que vuelva al hospital si esta sensación de presión no se me pasa. Mi pregunta es: ¿debería preocuparme? Y sobre todo, ¿qué quiere decir “descansar”? ¿Tengo que quedarme tumbada todo el día o simplemente evitar esfuerzos? ¿Este problema puede deberse a mi anterior parto prematuro? Además, mi bebé se mueve muchísimo, por sus medidas parece ser bastante grande (450 gr. en la semana 21) y empuja la cabecita hacia abajo: ¿esto podría causar contracciones? Gracias por su atención y disculpe mi ansiedad.

Respuesta de Dr. Claudio Ivan Brambilla

La modificación del cuello uterino que describe no es particularmente significativa; sin embargo, le recomiendo que tenga precaución. Tómese un descanso, delegue a los demás todas tareas domésticas y evite los esfuerzos (incluido cargar peso). Reciba mis mejores deseos. 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Ginecología

Últimas consultas en Ginecología

Te puede interesar