Tengo 30 años y hace 16 meses que di a luz a un bebé de 3kg y 870 gramos. Leyendo un artículo, me surgió la duda de haber tenido este problema durante mi embarazo. Tuve las manos y los tobillos hinchados desde los primeros meses de gestación, alrededor del octavo mes empecé a tener la tensión alta y, al terminar el octavo mes, tuve problemas de diabetes. A las 36 semanas, me ingresaron para mantenerlo todo bajo control; me estaban administrando una pastilla para la tensión (no recuerdo el nombre) e insulina, y me hicieron dar a luz a las 38 semanas con un parto por cesárea. Mi ginecólogo no me habló nunca de la preeclampsia, y querría saber si pudo tratarse de este trastorno. Mi mayor temor es que se pueda presentar la misma situación en un segundo embarazo, y los riesgos que puedan surgir.

Respuesta de Dr. Claudio Ivan Brambilla

Estimada señora: en primer lugar, cada embarazo es una historia en sí misma, y por lo tanto no es tan automático que un problema que se haya presentado en la primera gestación se repita en las sucesivas. También es cierto, sin embargo, que las mujeres que han tenido preeclampsia durante el primer embarazo tienen más riesgo de desarrollarla en los demás. Lo mismo ocurre con la diabetes gestacional. Con respecto a la preeclampsia, el diagnóstico presenta estos dos síntomas: el aumento de la tensión más allá de los valores normales (139 para la máxima; 89 para la mínima) y la presencia de proteínas (albúmina) en la orina. Las hinchazones, conocidas como "edema gestacional", se detectan casi siempre, pero su ausencia es posible y no excluye la enfermedad si hay hipertensión y presencia de albúmina en la orina. Las causas de la preeclampsia no se conocen por completo, aunque se ha observado que es más frecuente en mujeres con menos de 20 o más de 40 años. Los otros factores de riesgo (en los cuales se puede actuar a modo de prevención) son el sobrepeso, la hipertensión crónica, la enfermedad periodontal (anteriormente llamada piorrea), enfermedades de los riñones y trombofilia (tendencia de la sangre a coagularse).

Si no se controla a tiempo, la preeclampsia puede tener consecuencias negativas tanto en la madre como en el bebé. Las mujeres que han sufrido preeclampsia tienen más riesgo de desarrollar en un futuro diabetes mellitus, hipertensión, enfermedades coronarias (de las arterias que suministran sangre al corazón) y del riñón. Mi consejo es que se controle regularmente la tensión y la glucemia, para intervenir inmediatamente en caso de que sus valores sugirieran la aparición de un problema. La invito a seguir un estilo de vida tan sano como sea posible: la dieta debe ser variada y equilibrada, con un contenido calórico razonable (grasas animales y azúcares simples reducidas al mínimo en favor de las frutas, las verduras y el pescado) y es importante que haga ejercicio con regularidad. Elija una actividad física suave, como la natación, caminar o bailar. Le aconsejo también que se haga controles dentales con regularidad.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Ginecología

Últimas consultas en Ginecología

Te puede interesar