Hola, Doctor, soy una chica de 22 años en la sexta semana de mi segundo embarazo. En estos días a menudo tengo dolor de espalda en la zona de los riñones e incluso más abajo, y otros dolorcitos en la barriga, similares a los menstruales… Como en mi primer embarazo no me pasó, quería saber si es normal o si puede haber riesgo de aborto. ¡Saludos!

Respuesta de Dr. Claudio Ivan Brambilla

Estimada señora, es probable que usted, al tener un hijo pequeño, esté trabajando demasiado: tal vez sea por esto que siente dolores que no sintió en el primer embarazo. Le aconsejo que evite esfuerzos físicos intensos, es decir, que se limite a cuidar de su hijo sin ocuparse con las tareas domésticas pesadas. En cuanto al dolor de espalda, para prevenirlo y controlarlo es útil usar zapatos cómodos bien amortizados, ni demasiado altos ni demasiado planos, y que asuma siempre la posición correcta, que no canse la musculatura de la espalda. A continuación le muestro un recordatorio de las posturas de las buenas y malas:

DE PIE

MAL: La actitud equivocada más frecuente en la posición vertical es la "actitud asténica”. Consiste en estar de pie con la espalda curvada, los hombros y la cabeza ligeramente inclinados hacia delante y el abdomen hacia fuera​​.

CORRECTA: La posición vertical más equilibrada y natural se logra manteniendo la cabeza perfectamente en línea con el torso y los hombros en línea con las caderas. Las nalgas y el abdomen deben mantenerse ligeramente contraídos y su peso corporal debe estar distribuido de manera uniforme entre las dos piernas. Para hacerlo, es necesario tener los pies en paralelo y ligeramente separados.

SENTADA

MAL: En primer lugar, es importante saber que la posición sentada es cansada para la columna de por sí, por lo tanto nunca se debe prolongar más de una hora seguida. Teniendo en cuenta esto, es incorrecto utilizar sillas sin brazos o respaldo porque la posibilidad de apoyar la espalda y antebrazos aligera considerablemente la labor de la columna vertebral. También es incorrecto tener la cabeza hacia delante y la espalda y los hombros curvados. Y, por último, mantener las piernas cruzadas es muy perjudicial para la circulación de la sangre.

CORRECTA: Quién tiene un trabajo sedentario debe utilizar una silla de respaldo alto. También es aconsejable usar una silla giratoria, ya que evita tener que girar el torso para llegar, por ejemplo, a un mueble con cajones en el lado de la mesa. La torsión del torso, especialmente si se combina con la flexión (que debe hacerse, por ejemplo, para lograr abrir un cajón situado en la parte inferior de la mesa) es especialmente perjudicial para la espalda. En una posición sentada, su espalda debe estar bien recta y apoyada en el respaldo, los hombros deben estar en línea con las caderas, la cabeza en línea con su torso. Es muy útil apoyar los pies, juntos o alternativamente, en un banco o, en su defecto, en alguna cosa grande.

EN MOVIMIENTO

MAL: Es incorrecto caminar con los hombros y la cabeza inclinados hacia adelante. También es erróneo, aunque muy común, dar pasos cortos, ya que se carga por completo el peso del cuerpo sobre los talones. Por la salud de su espalda, tampoco debería usar zapatos con un tacón más alto que 5 centímetros.

CORRECTA: Para caminar de una manera sana es esencial mantener la cabeza alineada con el tronco, los hombros rectos, y el vientre ligeramente contraído. Los pasos deben ser lo suficientemente largos para permitir que todos los músculos y todas las articulaciones de la pierna entren en acción armónicamente. El paso debe ser ligero, porque el hábito de caminar pesadamente cargando todo el peso en los talones daña columna vertebral. El zapato ideal para caminar no debe ser ni demasiado amplio ni demasiado estrecho y debe tener un tacón de entre 3 y 5 cm de altura.

TUMBADA

MAL: La manera correcta o incorrecta de tumbarse no depende de la posición que asuma, sino más bien por el tipo de colchón que elija y el uso que haga de la almohada. No se recomienda un colchón demasiado duro, ya que no se ajusta al peso corporal; ni tampoco un colchón que sea demasiado blando, que es perjudicial porque obliga a la columna vertebral a curvarse de manera poco natural. En cuanto a la almohada, son desaconsejables las que son altas y demasiado duras.

CORRECTA: El colchón de muelles, comúnmente conocido como "ortopédico", es sin duda ideal, ya que no permite que la espalda se hunda. Quienes usan colchones de lana deben al menos seleccionar un somier muy rígido o, mejor, los soportes modernos que consisten en tiras de madera. La almohada debe ser suave, para adaptarse a las diversas posiciones y el peso de la cabeza. Lo ideal sería utilizarla para apoyar en sus piernas, en lugar de la cabeza.

LOS ‘SÍES’ Y ‘NOES’ DE LA COLUMNA

BAJAR LAS ESCALERAS

NO: Inclinar la cabeza y los hombros hacia adelante, colocar el talón y luego la punta.

SÍ: Mantener la cabeza alineada con el tronco, colocar la punta primero y luego el talón para que no se cargue la columna vertebral de forma abrupta.

LEVANTAR PESOS

NO: Inclinar la espalda, llevando el busto hacia el suelo.

SÍ: Doblar las piernas, ponerse en cuclillas en el suelo y luego levantarse con el abdomen contraído.

TENER A UN BEBÉ EN BRAZOS

NO: Sostenerlo apoyándolo en un solo brazo.

SÍ: Ponerlo a caballo sobre una cadera, sosteniéndole la espalda con un brazo y el trasero con el otro.

PLANCHAR

NO: Estar de pie con la espalda y la cabeza inclinadas hacia adelante. Usar una tabla de planchar demasiado baja.

SÍ: De pie con la espalda recta, apoyando el de pie sobre un taburete de unos 20-30 centímetros de alto. La plancha debe llegar casi a la cadera.

PASAR LA ASPIRADORA

NO: Tener la espalda, la cabeza y los hombros curvados hacia adelante.

SÍ: Mantener la cabeza alineada con el torso y los hombros en línea con las caderas.

MOVER MUEBLES (no se debe hacer durante el embarazo)

NO: Ponerse frente al mueble y empujarlo con los brazos.  

SÍ: Apoyar la espalda en el mueble y hacer fuerza con las piernas.  

CARGAR LA LAVADORA

NO: Inclinar el torso hacia delante manteniendo las piernas rectas.

SÍ: Ponerse en cuclillas en el suelo, manteniendo la espalda recta.

LAVAR EL SUELO

NO: Utilizar un cepillo.

SÍ: Ejecutar la operación estando en el suelo, a cuatro patas.

PONERSE LOS ZAPATOS

NO: Doblar el tronco hacia adelante estando de pie.  

SÍ: Sentándose y cruzando las piernas alternativamente, o bien, si quiere estar de pie, utilizar un calzador de mango largo.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Ginecología

Últimas consultas en Ginecología

Te puede interesar