Tengo 41 años y estoy en la semana 30 de mi primer embarazo; me han diagnosticado una hernia inguinal derecha muy evidente en posición erecta. Según el cirujano, actualmente, si la hernia conserva su tamaño podría no ser necesaria una cesárea; sin embargo, sería oportuno que durante los pujos del parto, alguien apretara la zona para evitar que empeore. ¡Esto me deja muy perpleja! En primer lugar, porque no se trata de un empujoncito de nada; en segundo lugar, porque durante el parto, tan agitadas, ¡lo último que pensaré será en contener la hernia! Estaba a favor de un parto natural, pero esta situación no me deja tranquila, es un embarazo muy buscado y no quiero arriesgarme. ¿Usted que me sugiere? El cirujano quiere volver a verme unos días antes de la fecha del parto, pero si se fuera necesaria una cesárea, ¿no debería programarse algunas semanas antes? Gracias por adelantado.

Respuesta de Dr. Claudio Ivan Brambilla

Las hernias nunca se estrangulan durante el parto y no hay ninguna necesidad de contenerlas. Espere su parto con serenidad, rechazando la idea de una cesárea que, sin duda, no es una buena solución. Más adelante, después del nacimiento del bebé, podrá operar la hernia si se presenta la necesidad.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Ginecología

Últimas consultas en Ginecología

Te puede interesar