Estimado doctor, tengo 31 años, tengo el síndrome del ovario micropoliquístico y hace dos años que intento quedarme embarazada. En un primer momento, sin estrés (yo ni siquiera sabía que tenía este problema), pero ahora la situación ha cambiado. Tras análisis, visitas, monitoreos para estimular la ovulación, vacunas, etc., que han hecho saltar un mecanismo involuntario en mi cabeza, estoy siempre muy nerviosa, cansada, enfadada y envidiosa cuando veo una mujer embarazada. No me gusta ver en qué me he convertido, pero no sé cómo cambiar. Cada vez que me doy cuenta de mi comportamiento, reflexiono, intento entender y prometo no volver a hacerlo, pero pasados 3 días vuelvo a empezar. ¿Cree que necesito ayuda? El camino que debo emprender entre inseminación, fertilización in vitro, etc., me desanima mucho: mucha burocracia, incluso para un análisis, esperas, permisos de trabajo... Sinceramente, ¿es la cabeza lo que debo curar? Gracias.

Respuesta de Dr. Claudio Ivan Brambilla

Estimada señora, su estado de ánimo es absolutamente comprensible y normal, teniendo en cuenta la situación objetiva de tensión a la que está expuesta. Creo, sin embargo, que un poco de apoyo psicológico podría ayudarla a tomar el camino que la llevará a tener un bebé. A veces, es esto lo que marca la diferencia, y hace más llevadera la experiencia de ir a un centro de fecundación asistida. Le deseo lo mejor y espero recibir buenas noticias. Saludos cordiales.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Ginecología

Últimas consultas en Ginecología

Te puede interesar