Tengo 35 años y una niña de un año y medio, que di a luz por vía vaginal. Después del parto, empecé a tener problemas de defecación obstruida, y, tras hacerme una visita proctológica, me diagnosticaron con un rectocele medio. En la actualidad, estoy haciendo un tratamiento de rehabilitación para mejorar mi capacidad defecadora (que, en efecto, ha mejorado ligeramente), al mismo tiempo de las sesiones analgésicas (siempre en el contexto del tratamiento de rehabilitación) porque últimamente tengo dolores en el suelo pélvico, muy variables (aumentan en los primeros días del ciclo, hasta el punto de que me veo obligada a permanecer el mayor tiempo posible sentada o acostada para contener mi dolor, mientras que, en otros días, si camino no siento nada). Debido a mi edad, querría intentar cuanto antes tener un segundo bebé, pero temo las consecuencias que mis problemas puedan tener en un segundo embarazo (mi hija fue muy pequeña, ¡sólo 2,3 kg!). ¿Usted qué piensa? Muchas gracias.

Respuesta de Dr. Claudio Ivan Brambilla

Estimada señora, creo que es recomendable que antes de iniciar un segundo embarazo termine el proceso de rehabilitación que ha empezado. Mis mejores deseos.

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Ginecología

Últimas consultas en Ginecología

Te puede interesar