Mi bebé y yo

Ser abuelos... ¡a los 50!

( 0 votos) load

Puede darse el caso de que algunos padres se conviertan en abuelos de forma inesperada. ¿Qué significa ser un joven abuelo en la sociedad moderna? Te lo explicamos en este artículo.

El sueño de todo padre es algún día poder ser abuelo, tener la oportunidad de experimentar con los nietos las mismas sensaciones que sintió con llegada de los hijos. Debido a que hoy en día nos convertimos en padres muy tarde, el riesgo de que los pequeños tengan abuelos mayores, que no sean capaces de cuidar de ellos, es muy alto. Sin embargo, en muchos casos, aún hay quienes se convierten en abuelos de una forma totalmente inesperada. La noticia suele caer a los futuros abuelos como una verdadera ducha de agua fría. De repente, todo parece irresoluble y comienzan a florecer preocupaciones de todo tipo; aunque las angustias pronto comienzan a dar paso a las alegrías y crece el deseo de que nazca la criatura.

Y resulta que un día ya sois abuelos y, sorprendentemente, el papel que en teoría no encaja en la cincuentena, se adapta perfectamente. Tenéis todas las características de una pareja de abuelos, más alguna otra: disponéis de una marcha más que la mayoría. Con cincuenta años, se está en perfectas condiciones de cuidar a un nieto, pues, en realidad, no ha pasado tanto tiempo desde que se cuidaba a los propios hijos. Unos abuelos marchosos pueden ser un apoyo fundamental para la joven familia, pues sin ellos la vida de los nuevos papás seguro que resultaría mucho más complicada.

Ser abuelos jóvenes es una ventaja, puesto que el estilo de vida difiere poco entre generaciones y todavía se tiene la fuerza, la alegría y el entusiasmo para cuidar de los nietos. Además, la experiencia como padres es muy reciente y esto hace que se esté más seguro y cercano en el cuidado del pequeño.

Muchas, sin embargo, son también las desventajas en la sociedad de hoy. En la misma medida que la energía y el entusiasmo no escasean, lo difícil es disponer del tiempo para cuidar de un nieto a los cincuenta. Con el aumento de la edad de jubilación, cincuenta años significan estar en la plenitud de la vida laboral y, por lo tanto, no poder dedicar tanto tiempo a la nueva familia como le dedicaban los abuelos de antaño. Ser abuelos en la sociedad moderna es completamente diferente que en el pasado, incluso el rol que se juega ha cambiado. ¡Hay que ver! Los abuelos jóvenes no disponen del tiempo necesario, mientras que los más ancianitos, en cambio, no tienen la energía para seguir el ritmo de los nietos.

Los abuelos son un patrimonio de un valor incalculable que pasamos por alto con demasiada frecuencia. Quién sabe si un día las parejas podrán contar con la ayuda de abuelos más jóvenes, a tiempo completo, o si los abuelos podrán realizar su sueño de acompañar a sus nietos en todas las etapas importantes de su vida.

Te puede interesar

Ser abuelos... ¡a los 50! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)