Síguenos
Mi bebé y yo

Protege las defensas de tu familia

( 1 voto) load
patrocinio

Nuestro cuerpo se enfrenta a diario a retos en los que las defensas pueden flaquear. ¡Evítalo!

Actimel de Danone es una leche fermentada con los dos fermentos propios del yogur, Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus termophilus, y con un tercer fermento exclusivo de Danone, el L-Casei DN-114 001. Este último fue rigurosamente seleccionado hace más de 20 años entre más de 3.000 especies por sus características específicas. Al contener estas bacterias vivas, se recomienda tener el producto siempre en refrigeración y evitar romper la cadena de frío.

En su composición, Actimel también incorpora vitamina B6 y vitamina D, más concretamente un 15% de la Cantidad Diaria Recomendada de cada una, que ayudan al normal funcionamiento del sistema inmunológico y a reducir la sensación de cansancio y la fatiga.

Actimel es un lácteo que, al estar elaborado con leche de vaca, pueden consumir los niños a partir del momento en que se les haya introducido la leche y siempre y cuando el pediatra lo haya valorado.

¿Cuáles son los beneficios de Actimel?

Entre las propiedades de este producto destaca que Actimel con vitamina B6 y D ayuda a las defensas. Además, su consumo diario en el marco de una dieta variada y equilibrada, ayuda a reducir la sensación de cansancio y la fatiga. De esta forma, ¡te ayudará a sentirte vital!

Actimel, enriquecido con las vitaminas B6 y D, ayuda al normal funcionamiento del sistema inmunológico.

Para más información, visita la página alimentas sonrisas, de Danone.



big Img
Foto 1 de

|

¿Cómo incluir Actimel en la alimentación de toda la familia?

¡Puedes consumir Actimel en cualquier momento del día y en cualquier lugar! Un buen momento es, por ejemplo, el desayuno, ya que es la primera comida del día y una de las más importantes.

|

Si quieres realizar un desayuno completo, debes tener en cuenta que tiene que contener algún alimento de cada uno de los siguientes grupos: lácteos, hidratos de carbono y fruta.

|

Lácteos: un vaso de leche, un yogur, leche fermentada o un trozo de queso.

|

Hidratos de carbono: el pan es el alimento estrella del desayuno. Tanto en bocadillo como en tostadas, es una opción ideal para coger energía a primera hora.

|

Fruta: roja, amarilla, naranja, verde, blanca… Cada color te aportará nutrientes distintos, por lo que te recomendamos que varíes a diario y optes por las que son de temporada. Siempre es mejor que la fruta sea entera y no en zumo, ya que así consumirás también la fibra.

|

En el desayuno, también puedes añadir proteínas, introduciendo un puñado de frutos secos (nueces, almendras o avellanas) o algo de embutido bajo en grasa, como jamón de York o pavo. Y, sobre todo, ¡no te olvides tu Actimel! 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Protege tus defensas y las de tu familia Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)