Mi bebé y yo

Mamá guardería, una opción laboral

( 2 votos) load

En Alemania se conoce como tagesmutter, significa "mamá de día" en español. Una "mamá de día" es aquella que acoge niños en casa como si se tratase de una guardería. Una profesión a tener en cuenta, para no verse obligada a escoger entre trabajo y familia.




La difusión de estas “miniguarderías” domésticas responde a dos necesidades distintas: crear empleo y aumentar los servicios destinados a la primera infancia. La tagesmutter es una figura profesional basada en una mamá que valora las experiencias vividas recientemente con su hijo y que permite conciliar el trabajo y la familia, puesto que la mamá tiene a su hijo con ella durante el día, además de a otros pequeños “huéspedes”. El servicio se lleva a cabo en la casa de la “mamá de día”, con un horario convenido con los papás de los niños. Se trata de una modalidad que permite compaginar las necesidades laborales, que cada vez requieren más flexibilidad, con la disponibilidad de la mamá educadora.

La formación es uno de los puntos fuertes de este servicio, puesto que está basado en la educación, además de en el cuidado de los niños. Los cursos preparatorios, útiles para las mamás que no disponen del título de educadora infantil, están organizados por instituciones públicas o asociaciones, y tienen una duración mínima de 250 horas. En general, está prevista una charla selectiva para valorar la motivación y la actitud para esta profesión. Las clases abordan temas de psicología, pedagogía, puericultura e higiene, para aprender a acoger a los pequeños huéspedes, reconocer sus necesidades, preparar los alimentos y prestar cuidados de primeros auxilios. Durante el curso, los especialistas enseñan a estructurar y a gestionar el servicio, así como
a organizar el trabajo. Asimismo, se enseña la normativa relativa a esta profesión. La parte teórica se completa con unas prácticas, que se realizan en casas que ya están funcionando, con el fin de comprobar las aptitudes y capacidades de la aspirante. La tagesmutter puede trabajar por su cuenta o
formar parte de una asociación, con la seguridad de contar con un apoyo importante para el lanzamiento de la actividad, además de asesoramiento durante el trabajo y cursos periódicos de actualización.

Iniciar una actividad autónoma siempre implica algunos riesgos, y es importante valorar las perspectivas del mercado. Con toda seguridad, en España, todavía no se ha alcanzado el nivel de servicios para la primera infancia indicado por la Unión Europea, puesto que la oferta pública es claramente insuficiente con respecto a la demanda de las familias. Por esta razón, lo primero que hay que plantearse antes de emprender esta aventura es la
presencia o la ausencia de servicios públicos o privados de guarderías, y si estos centros ya cubren la demanda de las familias de la zona. El servicio de tagesmutter también ofrece distintas ventajas con respecto a la oferta tradicional, que contribuyen a su difusión y que deben valorarse anunciando
un servicio “hecho a medida”.

La actividad de cada día se adecúa a las necesidades específicas de cada niño, además de que se instaura una estrecha relación con los papás.
Asimismo, la asistencia de los pequeños se ve favorecida por los espacios domésticos, que recuerdan a los familiares, así como por el reducido número de niños: no pueden acogerse más de cinco niños, incluidos los de la educadora, si están presentes durante las horas en las que se desarrolla el servicio.
La apertura del servicio garantiza una disponibilidad horaria amplia, desde las siete o las ocho de la mañana hasta las cinco de la tarde, pero con una mayor flexibilidad, que puede adecuarse a los papás en caso de imprevistos. El precio del servicio es inferior al de una canguro y, a diferencia de las guarderías, sólo se pagan los días en los que el niño asiste.

La actividad se desarrolla en casa, sin que tengan que realizarse costosas obras de adaptación de la vivienda. La casa debe ser grande y luminosa, y la seguridad debe estar garantizada por la aplicación de la normativa prevista para las viviendas normales, con los correspondientes certificados de instalación eléctrica y calefacción.

Todavía no existe ninguna ley que describa de forma precisa los requisitos para desarrollar esta actividad, pero, en algunos países europeos, ya se ha
establecido el nivel exigido para conceder la autorización necesaria. En general, se aconseja un espacio de, al menos, cuatro metros cuadrados por cada niño, así como la protección de los cristales con películas adhesivas antirrotura y la presencia de válvulas de seguridad en los aparatos que funcionan con gas. Asimismo, es indispensable equipar el baño con orinales individuales y cambiadores, para el cambio de pañal de los pequeños.
 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Mamá de día: una opción laboral Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (4)

Hola! Me llamo Vicki Martin, tengo un proyecto de madre de día en Zaragoza y me gustaría que leyeran lo que he escrito después de leer su artículo en [url="http://elbuhicomadrededia.blogspot.com.es/2014/08/cierta-turbacion.html"]Tu texto a enlazar[/url] Muchas gracias!!
Invitado - invitado
Me gustaría saber qué instituciones u organismos imparten este tipo de cursos y conceder la autorización para el ejercicio de la actividad.
Invitado - invitado
Me interesa, soy mama de una niña de 2 años y me parece una opción muy interesante para poder compaginar vida familiar y un ingreso¿Donde se puede acceder a mas info?
Invitado - invitado
Si a alguien le interesa esto en madrid me gustaría que se pusiera en contacto conmigo.