Mi bebé y yo

Primeras vacaciones del bebé: problemas y soluciones

( 0 votos) load

Durante el viaje pueden surgir imprevistos u ocurrir pequeños accidentes. No hay que perder la calma, podría arruinar las vacaciones. Lo mejor es ser previsor e intentar estar preparado para lo que pueda ocurrir.

Algunas recomendaciones pueden ser de gran utilidad:

Picaduras de insectos. Para evitarlas, además de colocar una mosquitera en la cuna, se deben aplicar sobre la piel del pequeño productos repelentes específicos para niños.

En el caso de que un aguijón se haya quedado en la piel, es necesario sacarlo con unas pinzas esterilizadas y limpiar después la parte afectada con un producto desinfectante que no escueza. En el caso de que el pediatra lo indique, también se le puede aplicar una pomada específica para las picaduras.

Golpe de calor. En este caso, el niño se siente inmerso en un estado de malestar general y debe ser llevado rápidamente a la sombra y ser refrescado con paños humedecidos, de modo que baje su temperatura corporal. Si la temperatura no baja, es necesario llevar al niño a un centro de urgencias.

Lesiones causadas por un erizo de mar. Es necesario intentar extraer las púas con unas pinzas esterilizadas y desinfectar bien la herida. Para ablandar la piel, se puede sumergir la parte afectada en agua caliente durante unos 10 minutos.

Picaduras de medusa. En este caso, es necesario extirpar los tentáculos que hayan podido quedar sirviéndose de un paño tosco, arena y borotalco. Después, hay que poner compresas de agua de mar caliente o de alcohol y vinagre durante una media hora.

Dermatitis por plantas urticantes. Hay que lavar abundantemente la parte que ha estado en contacto con la planta o, en el caso de que la zona esté muy roja e hinchada, consultar con el médico.

Mal de montaña. Puede suceder si se sube a más de 3.000 metros de altitud y se manifiesta con dolor de cabeza, náuseas y vómitos. En estos casos, es necesario volver a cotas más bajas y administrar al niño una bebida azucarada y caliente.

Quemaduras solares. Hay que aplicar al niño compresas de agua fría y extender sobre la piel una crema hidratante. El médico también podría prescribir un antiinflamatorio oral o una crema específica hasta que los síntomas desaparezcan.

 
 

 

Te puede interesar

Primeras vacaciones del bebé: posibles problemas y soluciones Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)