Mi bebé y yo

Primeras vacaciones del bebé: el transporte

( 0 votos) load

Al planificar las vacaciones es importante elegir bien el medio de transporte para viajar, teniendo en cuenta la edad del niño, garantizando al máximo su comodidad y su seguridad y procurando evitar problemas como el mareo.

 

Para limitar problemas como el mareo  es necesario colocar al niño al lado de la ventana, sea cual sea el medio de transporte elegido. En el caso de que el pequeño ya haya sufrido náuseas, antes de partir, no debería tomar alimentos líquidos, ni demasiado grasos o condimentados.


También se deben hacer paradas frecuentes (cada hora) y, si tiene hambre y sed, debemos darle unas galletitas o un poquito de agua fresca o de manzanilla (que es mejor que el niño beba a sorbos).

También es conveniente llevar sus juguetes preferidos y dejarle jugar libremente, pues demasiadas prohibiciones podrían ponerle nervioso y cansarle.

En automóvil

Si en el coche hay una temperatura elevada y éste no dispone de aire acondicionado, se puede colocar un paño humedecido en el cristal lateral para refrescar al niño. Si el automóvil tiene aire acondicionado, la temperatura interna no debe ser muy diferente a la externa (no debe de haber más de cinco grados de diferencia).

También hay que hacer cada hora alguna parada y, más o menos unos veinte minutos antes de llegar, hay que disminuir gradualmente el aire fresco, de manera que el pequeño no sufra un cambio térmico demasiado brusco. Nunca se debe fumar dentro del coche.

Todos los niños, desde el nacimiento, deben viajar en capazos o en sillitas de seguridad para automóvil, que deben ser adecuados a su peso.

El capazo de seguridad está destinado para niños de hasta 13 kilos de peso (grupo 0 y 0+), aunque estos niños también pueden viajar en sillitas de seguridad del mismo grupo. Por su parte, las sillas de seguridad de los grupos 1, 2 y 3 están destinadas a los niños con un peso mayor.

Tanto la sillita como el capazo deben colocarse en el asiento posterior del coche, en el mismo sentido de la marcha. Sin embargo, en el caso de que la sillita sea del grupo 0, puede colocarse en el asiento delantero, en el sentido contrario al de la marcha, siempre que en el asiento del copiloto no haya airbag.

En el momento de la adquisición, hay que comprobar las informaciones sobre la homologación del producto, escritas en la etiqueta, que deben comprender:

•Nombre de la empresa fabricante de la sillita.

•La palabra "Universal" (indica que la sillita puede ser instalada en cualquier automóvil) o "Semi-universal" (indica que la sillita sólo se puede utilizar en algunos modelos de automóviles, que deben ser especificados).

•Categoría de la silla, en función del peso del niño.

•La letra "E" (marca de homologación internacional) y un número que defina el país que ha dado la homologación.

•El número de homologación.

•Normativa de referencia: ECE R44/03.

En barco

Mientras que incluso un bebé de pocos meses puede viajar en barco; viajar en yate no está muy indicado, pues el niño se pasaría la mayor parte del tiempo bajo el sol.

En tren

Conviene reservar con tiempo un compartimento de no fumadores. También resulta muy útil llevar una almohada y una mantita, de manera que, durante el viaje, el pequeño pueda descansar cómodamente.

En avión

El pequeño puede viajar en avión desde los primeros meses de vida. Resulta muy útil darle sorbos de agua, de zumo de fruta, el chupete o un caramelo en el momento del despegue y del aterrizaje, para evitar que le duelan los oídos debido al cambio de presión.

 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Primeras vacaciones del bebé: el transporte Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)