Mi bebé y yo

Un parto natural y feliz

( 2 votos) load

Una mamá nos cuenta la extraordinaria experiencia del parto natural de su tercera hija, Laia. Descubre este entrañable relato de un parto respetado, natural y muy feliz. 

 

 

 

Laia, nuestra tercera hija, llegó al mundo felizmente el 27 de agosto en el hospital Pius de Valls. La recibieron las manos de Montse (comadrona amiga), el regazo de su madre y el amor de su padre. Creo que en la aventura de su nacimiento se sintió amada, acompañada y respetada, al igual que sus padres.

La decisión sobre el lugar y el modo de su nacimiento se gestó mucho antes. Laia es la tercera de nuestras hijas y con los partos anteriores y la formación de mano de buenos libros y algunas páginas web habíamos llegado a la conclusión de que, aunque nos hubiera gustado un parto en casa, no era la mejor opción para nosotros.

Queríamos que Montse Bach, comadrona amiga, nos acompañara en el parto. El hecho de que Montse trabajara en un hospital que promueve el parto natural facilitó mucho las cosas. Nos pusimos en contacto con el centro y nos acogieron a pesar de no ser nuestro hospital de referencia.

La noche anterior al parto, cuando las contracciones ya parecían indicar que Laia estaba decidida a nacer, nos pusimos en marcha hacia el hospital. Allí nos instalaron en la sala de dilatación, una habitación en la que gozamos de intimidad y tranquilidad. La comadrona fue viniendo regularmente. 

Mi marido pudo acompañarme y me sentí querida y sostenida de un modo especial, como me había sentido en el parto anterior. Me abrazó, me cantó, me habló, me hizo reír, acarició y habló a Laia, que estaba en camino.

Llegamos al hospital a las 4.00 h de la madrugada. A las 8.00 h las contracciones eran bastante regulares y fuertes. A las 10.00 h pasaron a ser realmente fuertes y a las 11.00 empecé a tener ganas de empujar, pero todavía no había dilatado del todo y nos fuimos a la ducha, donde con agua caliente me alivié un poco. A las 11.30 h pasamos a la sala de partos, donde me esperaba una camilla magnífica que me permitió estar sentada, controlar mi fuerza y ver lo que sucedía. Tras unos pocos empujones llegó Laia, el milagro de la vida. La pude sostener al salir y la puse junto a mi pecho, compartiendo emoción, satisfacción, gratitud y amor. Así empezó otra aventura, la de la crianza y la revolución de las madres, la revolución de las "pequeñas" cosas.

Anna Krutter

 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Experiencia de un parto natural... y feliz Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (4)

Invitado - ednna
tengo dos hijos, los cuales e tenido por parto natural, con el primero tarde en dilatar, pero a lo ultimo fue todo un exito, el dolor no lo senti tanto como se que algunas me an contado, en total tarde alrededor de unas 9 horas y media, con mi segundo hijo pues fue algo rapido la verdad llegue al hospital ya muy adelantada y tarde alrededor de 3 horas en que naciera, tuve algunos problemas a lo ultimo, la cabesita de mi nene se atoro y se andaba axficciando, gracias a dios todo salio bien, ahora estoy embarazada de nuevo y pienzo volver a pasar por ese proceso que lleva el tenerlo naturalmente, al menos para mi no es mucho el dolor que e sentido con los dos anteriores, pero todo dolor alguno desaparece al momento de tenerlos en los brazos y ver sus hermosas carita...
Invitado - babyethan
yo hize parto natural de mi primer y unico hijo. tengo 18 años y no me arrepiento, es mas, creo que en partos posteriores voy a repetir porque me siento genial de aberlo exo!! ahora yo lo recomiendo porque la recuperacion es super rapida!!
Invitado - invitado
Mi primer parto duró 17h de intenso dolor. Me pusieron la epidural pero no me hizo efecto porque, debido a un accidente de coche que tuve de pequeña, mi columna quedó ligeramente desviada.pero nadie me explicó que eso podía pasar. Nació mi hija y yo casi ni la vi; a mi se me llevaron a la sala de recuperación y a ella ha hacerle las pruebas pertinentes.Ni vinculo madre-hija, ni nada de nada. Mi segundo parto fue tan diferente,...Me acompaño mi marido en todo momento y en TODO MOMENTO fuí informada de como evolucionaba todo; me explicaron que la epidural posiblemente no me haría efecto y que si yo quería, podía ahorrarme el pinchazo; y así lo hice. En el quirofano me acompañó una amiga enfermera, lo que me dió muchísima confianza y seguridad. Me explicaron como debía empujar; como respirar, y me pidieron hasta permiso para cortarme un poquito para que yo no me desgarrara. Nació mi hija, la pusieron sobre mi, la pude ver, oler, tocar y la empapé con mis lágrimas de alegría. Sólo me sólo me separé de ella los instantes en los que se la llevaron para lavarla. Duele, si que duele, pero es un dolor que pasa, que te olvidas sólo ver la carita de esa persona que ha venido para invadir y llenar tu vida de alegria.
Invitado - Sann72
Realmente precioso el nacimiento de tu hija. Por como lo cuentas parece que el proceso de dar a luz fue muy tranquilo.