Mi bebé y yo

¿Cómo vivirán nuestros hijos?

( 1 voto) load

Nuestros hijos serán centenarios. Así lo afirman nuestras últimas investigaciones. Pero, ¿cómo será su vida? Intentemos imaginarlo basándonos en las tendencias más actuales.

Según un estudio realizado por el centro danés de investigación sobre el envejecimiento, publicado por la prestigiosa revista científica The Lancet, los niños occidentales nacidos en 2010 tienen el 50% de probabilidades de llegar a ser centenarios. Una existencia tan larga, en una etapa de la historia de la humanidad caracterizada por rapidísimos progresos tecnológicos, llevará a nuestros hijos a experimentar un estilo de vida en continuo cambio. Es como si el camino de tres o cuatro siglos de civilización, en lugar de dividirse en una decena de generaciones, se concentrase en el transcurso de una sola vida. ¿Cómo será su mundo? Preverlo no es fácil, pero podemos imaginarnos algunos aspectos del futuro basándonos en las tendencias actuales.

Más sanos y en forma
• Quienes lleguen a ser centenarios lo serán, en gran medida, gracias a la superación de las principales enfermedades, como el cáncer y las patologías cardiovasculares. Sin embargo, esto será posible, sobre todo, si las mamás y los papás saben ayudar a la medicina educando a sus hijos para vivir una vida más saludable.
• Por supuesto, los diagnósticos y los tratamientos mejoran constantemente, pero también tenemos que afrontar y superar nuevos problemas, como el de la cada vez más común obesidad infantil. Según datos recientes, en nuestro país, el 18% de los niños de entre dos y nueve años pesan más de lo normal. Un récord negativo también a nivel europeo. La tendencia a engordar en la edad pediátrica persiste con el crecimiento: el 25% de los niños que sufren sobrepeso a los seis años y el 75% de los que lo sufren a los 12 años seguirán teniendo el mismo problema de adultos. Además, el aumento de la estatura prácticamente se ha estancado, por lo que nuestra población ya no puede permitirse aumentar de peso, como sucedía en el pasado.
• Por otro lado, es bastante probable que algunas tendencias culturales cada vez más extendidas, como el movimiento slow food (el placer de comer con calma) y el redescubrimiento de los alimentos tradicionales y genuinos, en el futuro, tengan un reflejo positivo en los hábitos alimentarios de los niños.

Rodeados de energía limpia
• Nuestros hijos podrán vivir en un ambiente más saludable cuando el actual debate sobre la energía nuclear, el petróleo y la contaminación sea superado (cosa bastante probable) por los nuevos descubrimientos tecnológicos. Dentro de unos 20 años, podremos prescindir tanto del petróleo como de las centrales nucleares. Entre las distintas oportunidades de desarrollo, destaca la nanotecnología: por ejemplo, placas solares microscópicas, pero sumamente eficaces, que sólo habrá que instalar en el tejado o en la azotea de las casas para calentarlas, o bien, en el capó del coche, para que funcione con electricidad.
Cuando se habla del Internet del futuro, ya no hay que imaginar artilugios antediluvianos, como los monitores, los teclados y los ratones, destinados, con toda seguridad, a acabar en las colecciones de los museos.
• El futuro estará marcado por una virtualidad tan creíble que, cada vez, hará más delgado el límite entre la realidad y la ficción. Provistos de casco, mono y guantes con sensores, nos comunicaremos y estudiaremos inmersos en un “túnel” tridimensional, impartiendo órdenes vocales y obteniendo datos, imágenes, olores y sensaciones.
• En este caso, también dependerá, en gran medida, de los valores transmitidos a los hijos a través de la familia. El desafío de los padres será asegurar a los niños una vida sana, llena de estímulos y aventuras al aire libre, y favoreciendo las oportunidades de encuentro con los amigos.
• Se trata de ocasiones de vida real, más valiosas, si cabe, ante la previsión de una realidad virtual, que permitirá, por ejemplo, a una docena de chicos, cada uno en su propia habitación, reunirse a través de videoconferencia, para charlar, hacer los deberes e, incluso, jugar a tenis o a baloncesto. Sin embargo, todo esto tendría lugar en medio de una soledad que no satisfaría el natural instinto social del ser humano.                                                  

Regenerar el cuerpo humano

• La mayoría de los octogenarios del futuro gozarán de una salud propia de una persona de 50 años actual, gracias a los descubrimientos de la denominada medicina regenerativa. Esta nueva disciplina permite crear partes del cuerpo in vitro, a partir de las células del propio destinatario
del transplante.
• El proceso se basa en el empleo de células estaminales, capaces de reorganizarse y reproducirse para crear órganos, cartílagos, huesos, etc.
• En la actualidad, en la universidad inglesa de Leeds, ya se está estudiando la realización de “nuevas” rodillas, articulaciones de la pelvis y válvulas cardíacas. Asimismo, en la universidad de Minnesota (Estados Unidos), están incluso diseñando un corazón bioartificial completo, cuya estructura podría ser tomada de donantes humanos, o incluso de animales, eliminando a posteriori las células originales, mediante un “cóctel” de enzimas
y detergentes.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Estudio: El futuro de nuestros hijos. Cómo vivirán los niños de hoy Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)