Mi bebé y yo

Convivir con el miedo a vivir

( 34 votos) load

Según María Cicuéndez, maestra de Reiki, enfrentarnos a nuestros temores con amor y una actitud positiva son las claves del equilibrio emocional.

Dicen los sabios que el miedo es lo contrario al amor y que la sociedad actual se sostiene en los cimientos del temor a vivir en lugar de aceptar la vida como un regalo, una oportunidad para conocernos a nosotros mismos, encontrar nuestra propia voz, mediante la escucha, y construir nuestros sueños con la fuerza de la alegría y de la ilusión.

Dicen que fuimos creados por una fuerza de vida que volcó su imaginación más desbordante en pintar los colores de la naturaleza, de las razas, de la flora y de la fauna y de los innumerables matices que constituyen la creación. La riqueza y variedad de la vida se ve cubierta por la oscura niebla del temor, una emoción primaria derivada de la aversión a la amenaza que se manifiesta tanto en el ser humano como en los animales.

Esta percepción del peligro, real o supuesto, es claramente perceptible en la montaña. Al pasar de la claridad del día a la oscuridad de la noche parece como si hubieran cambiado el decorado de una obra de teatro y hubiéramos pasado de sentirnos seguros, como en el vientre de nuestra madre, a estar totalmente desvalidos, como ante el trauma del nacimiento, nuestro primer llanto de miedo ante lo desconocido. Nuestro primer gran reto: ¡Vivir!

El ser humano tendrá que enfrentarse a esa sensación de temor a lo largo de toda su existencia y la mejor actitud para hacerlo más llevadero será la confianza en la vida misma. El esfuerzo en mantenerse positivos y "ver la botella medio llena en lugar de medio vacía". Un carácter del que hacen gala los personajes de ficción denominados hobbits de la famosa película El Señor de los Anillos. Unos alegres duendes que, siendo los más pequeños de los seres, consiguen restablecer el equilibrio y la paz en su mundo mediante la fuerza de su creencia en la vida, en la amistad y en el derecho de toda criatura de vivir en un entorno saludable ¡Y, por qué no, feliz!

La mayor enfermedad del siglo XXI no es el cáncer, ni el sida, sino el miedo que alimenta enfermedades físicas y emocionales. El temor que merma voluntades, ilusiones y en definitiva el deseo de vivir. "Las mentes invisibles que dirigen realmente el mundo", no los gobiernos, ni las empresas, sino aquellos multi-millonarios que hacen y deshacen en el planeta a su antojo responsabilizando a las cabezas de turco, que les representan en reuniones internacionales, saben cómo remover las aguas del pánico en la sociedad.

La crisis económica es el caldo de cultivo de la angustia más profunda del hombre. El miedo al desempleo hace de revulsivo para tener que enfrentarnos a emociones que escondemos a diario. Miedo a no ser "lo suficientemente bueno profesionalmente", miedo a ser "demasiado joven o demasiado mayor", miedo a "no estar a la altura de las exigencias del cambio", miedo a no poder afrontar la hipoteca y otros gastos, miedo a perder nuestro lugar en la escala social que ocupemos, miedo a "no ser nadie sin tal coche o tal casa", miedo a que nos abandone nuestra pareja y a que nuestros hijos no nos valoren igual por no poder mantener el nivel económico al que les habíamos acostumbrado, malcriándoles.

Es evidente que una asignatura de por vida es aprender a enfrentarnos a nuestros propios miedos. Lo primero que habría que aprender al respecto es desde dónde hacerlo. Tendemos a ser auto-destructivos y a auto-criticarnos desmesuradamente, casi siempre de puertas para adentro. Aquí sería necesario un cambio de actitud radical. Aparcar la auto-crítica negativa para tratarnos con todo el amor y respeto. Escuchar cómo nos sentimos en lugar de juzgarnos. Y desde ese diálogo afectuoso con nosotros mismos, tomar las decisiones pertinentes para darnos solo lo mejor para nosotros. Esta actitud nos provocará replantearnos toda nuestra vida con consecuencias bilaterales que sin duda merecerán la pena afrontar.

Para ayudarnos en el proceso de "poner buen rollo en nuestras vidas" cada uno tendrá que encontrar las herramientas que se adecuen más a su forma de ser, desde un cambio de alimentación, hasta el deporte, pasando infinidad de terapias naturales entre las que destacaría la práctica de relajación japonesa reiki, musicoterapia, cristaloterapia y yoga.

Por otro lado, las plantas medicinales nos ofrecen toda su riqueza energética y natural para restablecer el equilibrio. La Organización Mundial de la Salud recomienda las esencias florales del investigador británico Dr. Bach que, entre otras características, ayudan al hombre a superar diferentes estados de miedo mediante el efecto sanador de las flores.

El Dr. Bach propuso Mímulo (Mimulus guttatus) para temores de origen y causa conocida, Heliantemo (Helianthemum nummularium) para el pánico extremo, como por ejemplo a la muerte. Scleranthus (Scleranthus anmuus) para el miedo a tomar decisiones, Cerasífera (Prunus cerasifera) para el miedo a perder la razón y Castaño Rojo (Aesculus carnea), de gran utilidad en lugares donde intervenga el miedo colectivo como en hospitales donde hay mucha "preocupación en el ambiente". Las esencias florales aportan su particular composición para ayudarnos a mantener una actitud más serena y relajada ante la adversidad a la que nos enfrentamos. Se pueden encontrar en farmacias y herbolarios, siendo aconsejable tomarlas bajo la recomendación de un terapeuta especializado.

No es una ficción que la humanidad anhela la tranquilidad y la armonía en sus vidas y que cada persona busca a su manera la forma de encontrar "pedacitos de felicidad", algo que los mencionados hobbits, duendes de la novela El Señor de los Anillos conseguían alcanzar de una manera natural y descaradamente mágica. Es real que, aunque nos sintamos pequeños en la globalidad del mundo, cada criatura es grande en sí misma. Al nacer, recibimos la protección de poder mirar hacia dentro y, de una manera instintiva, encontrar el calor del útero materno y así poder volver a salir de nuestra particular rutina, fortalecidos y concienciados para fluir con la vida en luchar contra ella.

 

María Cicuendez LunaMARIA CICUENDEZ LUNA es Periodista, Maestra de Reiki (Usui Shiki Ryoho), Terapeuta de Sonido, Cristaloterapia y Esencias Florales (clases y terapias).
Más información:
mariacicuendez.webs.com
mariacicuendezluna.blogspot.com

 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Aprende a convivir con tus miedos Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)