Mi bebé y yo

Eligiendo la confianza

( 23 votos) load

María Cicuéndez, periodista y maestra de reiki, nos habla del cambio de mentalidad necesario para que la sociedad avance y aprenda a fluir con la vida.

En un mundo cambiante, dirigido a una meta desconocida como “algo que se nos ha ido de las manos”, el hombre se encuentra ante la disyuntiva de dejarse apabullar por el miedo o afianzarse en las manos de la confianza, viviendo el presente para mejorar el futuro.


Independientemente de que se cumplan o no los augurios de los Mayas en cuanto a un cambio drástico mundial para 2012, es una realidad tangible que la sociedad actual se encuentra en un punto irreversible de cambio que muy pocos se atreven a predecir.


En medio de esta vorágine, me llama la atención la tendencia a aferrarse a lo conocido, a lo seguro, en todos los ámbitos de la vida, en lugar de fluir con la misma. Por su parte, las empresas buscan la fidelización de sus clientes, en un grado de competitividad feroz, llegando incluso al acoso y a la invasión de la privacidad de los mismos, llamándoles a sus hogares, a veces a horas intempestivas arengándoles con la misma cantinela día tras día.


El miedo a las pérdidas de los clientes induce a las empresas a llevar a cabo agresivas campañas publicitarias que al ciudadano no le queda más remedio que aguantar, cuando se trata de compañías que ofrecen servicios básicos necesarios como la electricidad, gas o telefonía, entre otras.


Seria necesario que las personas se pararan a reflexionar sobre cómo nos dejamos manipular cuando nos ponen “la zanahoria delante para morder” como premio a nuestra fidelidad, cuando lo que hay detrás es un compromiso de permanencia con las empresas o entidades financieras. Tal y como está el patio, al individuo no le queda más remedio que abandonar “su estado de comodidad” para espabilar cual “lazarillo de Tormes”  y buscarse las habichuelas al sol que más caliente. Es decir, toca mantener la fidelidad ante uno mismo y las necesidades propias sin dejarnos engatusar por “cantos de sirena” de “empresas de toda la vida” que podrán representar un pilar de seguridad en nuestras vidas, pero habría que plantearse si esta oferta paternalista no es ilusoria…


El ritmo del momento impone “abrir los ojos y ver”. Conceptos como “contrato fijo”, “comprar piso en lugar de alquilar”, “pareja para toda la vida”, “veranear siempre en el mismo lugar” pasaron a los archivos de la historia para ponernos en la tesitura de tener que fluir con la vida. Aprender a ser como el agua que sigue su curso, aprender a ser junco flexible durante la transición hacia un mundo cuyo resultado dependerá de todos nosotros, de las decisiones que tomemos en el presente, de los valores que prevalezcan para las generaciones venideras.


Toca asumir la responsabilidad de nuestra propia existencia. En el reino animal, las crías saben que llega un momento que tienen que desapegarse de sus madres para encontrar su propio camino adentrándose en la naturaleza. Probablemente el hombre tenga que aprender a conectarse con su instinto para encontrar la ruta en medio de la jungla que hemos construido. Lo que llamamos “civilización” muchas veces parece haberse vuelto en contra del ser humano. Vendría a ser como el “Frankestein” al que habría que reinsertar en la sociedad…  ¡Ante ese reto nos encontramos todos, es una tarea conjunta! Afrontarla desde el miedo o desde la confianza en la vida es una elección personal.


María Cicuendez

MARIA CICUENDEZ LUNA es Periodista, Maestra de Reiki (Usui Shiki Ryoho), Terapeuta de Sonido, Cristaloterapia y Esencias Florales (clases y terapias).
Más información:

www.mariacicuendezluna.com
mariacicuendez.webs.com



Te puede interesar

Confianza en uno mismo: la base para avanzar Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)