Mi bebé y yo

Energía vital

( 18 votos) load

Nuestra salud vive enroscada en la base de nuestra columna vertebral, se llama energía vital. María Cicuéndez, periodista y maestra de Reiki, nos habla de la importancia de armonizar la energía de todo nuestro cuerpo para ganar en salud y bienestar. 







Conocer, redescubrir y conectar con la energía que vive dentro del cuerpo humano y en todo lo que existe es la clave del desbloqueo y armonización energética del cuerpo que mantiene la salud, según expertos en terapias naturales.

Tanto en los países del Extremo Oriente como en la India se realizan diferentes prácticas para la conexión con esta Energía Vital que vive dentro de cada ser vivo recibiendo diferentes nombres según las distintas culturas. Los japoneses la llamaron “Ki”, raíz de la práctica del “Reiki”, “Chi” para los chinos, de ahí el “Ch´i Kung”, “Prana” para los hindúes, “Baraka” para los países islámicos, “Maná” para los huna polinesios, “Orenda” para los indios iroqueses de Norteamérica, y “Ruach” entre los hebreos.

 
“Ki proviene de los Cielos y de la Tierra, y es la fuerza que anima toda Entidad; todos los humanos nacen provistos de Ki Celeste y Terrestre, y además poseen un Ki Originario, la fuerza vital infundida en cada uno de nosotros a través de la concepción. Mientras que el organismo recibe exteriormente el Ki Celestial y el Telúrico, el Ki Originario nace Interiormente y se almacena en el espacio comprendido entre el ombligo y el chakra abdominal, frente a los riñones (Puerta de la Vida), en el centro del cuerpo. Es la región llamada Hara por los japoneses, Triple Calorífero en China y Centro Sacro en la India,” según explica la Maestra de Reiki norteamericana Diane Stein en su libro “Reiki Esencial”.


En su obra “Libro Completo de Reiki”, José María Jiménez Solana, también Maestro de Reiki, explica que el libre flujo energético a través del cuerpo, mediante puntos de acupuntura, que corresponden a órganos, denominados chakras, meridianos y nadis, es la base de la salud. “La enfermedad y las dolencias físicas comienzan generándose en el plano no físico, en el aura, en forma de frustraciones, miedos, odios, rencores y falta de expresión de nuestras emociones, creando acumulaciones o nudos de energía negativa que perturban nuestra red energética interna, alojándose finalmente en los órganos de nuestro cuerpo físico y produciéndonos, con el tiempo, enfermedades”.

 
Hasta aquí, todo perfecto, pero ¿Qué tendrían que hacer para mantener el flujo energético aquellos que ni siquiera saben de su existencia? Es decir, la mayoría de los humanos que estamos pendientes de llegar a fin de mes, de vivir alguna juerga que otra, del partido de fútbol, del niño que llora, del cumpleaños de nosequién… ¿Cómo conectar con una energía vital que pasa casi desapercibida por un alto índice de la población mundial, mientras la tierra nos avisa de su “vejez” con achaques como el calentamiento global que podrían tener efectos devastadores para la humanidad?


A parte de comer sano, no fumar, no beber, procrear lo justo (que ya somos muchos – si no ver el índice de población chino y sus medidas para no aumentar a costa de atrocidades)… ¿Qué hay de nuevo sobre la tierra para mantener el planeta sano y asimismo nuestra salud?

 
Según comentan los expertos en terapias naturales, “no hay nada nuevo bajo el so”l, más bien, el equilibrio energético consiste en mirar a las formas de vida de culturas ancestrales, que se ha demostrado científicamente que funcionan, según la Organización Mundial de la Salud.

 
Cada cultura presenta diferencias a la hora de movilizar la energía, en cuanto a la forma y a la intención. En India, la disciplina cuya finalidad es mover el “Ki” o “Prana” a través de los canales energéticos del cuerpo dirigido al progreso del Espíritu y a trascender el cuerpo material, se denomina “apertura de la Kundalini” (energía que descansa en la base de la columna vertebral, enrollada en espiral).


Mientras que para los países del Extremo Oriente recibe el nombre de Ch´i Kung ó Qi Gong, interpretando que la finalidad principal es reponer la reserva de fuerza vital para lograr la salud y la longevidad, ante todo, sólo en segundo término se piensa en la iluminación espiritual, según Diane Stein.


Por tanto, para mantener el flujo energético y la salud, los expertos en terapias naturales recomiendan, tomar conciencia de la misma y elegir la práctica que más convenga a cada persona. Con los ejercicios energéticos que propone la práctica de Ch´i Kung y el Reiki podemos deshacer los bloqueos y mantener las rutas energéticas abiertas a la circulación fluida del “Ki”, revitalizando nuestras glándulas y órganos internos. Asimismo, son aconsejables cualquier tipo de yoga, entre los que destacar el Pranayama, el Kundalini y el Tántrico.

Otros caminos para conseguir la armonización energética son la cristaloterapia y musicoterapia. La tierra nos ofrece los cristales de cuarzo que aportan energía y eliminan los bloqueos interiores. Por su parte, el canto armónico y el masaje de sonido con cuencos tibetanos, o de cuarzo, ofrecen los mismos beneficios produciendo también un efecto muy relajante.




La responsabilidad de cuidar nuestra salud y la del planeta está ahí, al alcance de nuestra mano, ¡tanto, que la Energía Vital, vive dentro de nosotros! llamándonos para que la escuchemos y siendo cada vez más lejana y ajena… o más cercana y amada… ¡Cada uno elige!
 

Maria cicuendez

MARIA CICUENDEZ LUNA es Periodista, Maestra de Reiki (Usui Shiki Ryoho), Terapeuta de Sonido, Cristaloterapia y Esencias Florales (clases y terapias).
Más información:
mariacicuendez.webs.com
mariacicuendezluna.blogspot.com


Te puede interesar

Energía vital: la fuerza invisible Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)