Mi bebé y yo

El mensaje de las flores de Bach

( 11 votos) load

María Cicuéndez, periodista, maestra de reiki y terapeuta floral, nos habla del poder terapéutico de las flores. Desde 1976 la Organización Mundial de la Salud (O.M.S) recomienda las esencias florales de Bach.

La primavera trae la magia de las flores y el mensaje de su sabiduría concentrado en la elaboración de esencias florales del Doctor Bach, una sencilla fórmula que tomada a diario, durante 20 días aproximadamente, puede aportarnos salud, vitalidad y bienestar de cara a afrontar los cambios propios de esta estación y durante todo el año.

A lo largo de la historia de la humanidad, la farmacia de la naturaleza ha contribuido a curar a las personas, animales y plantas. Druidas, boticarios y naturópatas han sabido mimetizarse con las plantas para “alquímicamente” reestablecer el equilibrio físico y emocional de los seres vivos.

En los años 30, el conocido médico británico, Dr. Bach, bacteriólogo y homeópata, tuvo la valentía y sabiduría de anunciar al mundo que “no había enfermedades, sino enfermos y que su sanación real dependería de que dichos pacientes curaran las causas emocionales que provocaban sus dolencias físicas”.

El Dr. Bach creía firmemente que las flores podrían ayudarnos a detectar los malestares emocionales que nos desequilibran. Para englobar todas las emociones humanas, seleccionó 38 flores y las clasificó en 7 categorías, aportando una terapia vibracional que sanara el campo emocional humano.

Desde 1976 la Organización Mundial de la Salud (O.M.S)  reconoce la terapia floral como un sistema médico y lo recomienda para su uso terapéutico, facilitándose en farmacias de todo el mundo, además de en herbolarios. En Europa, son principalmente utilizadas en el Reino Unido, Suiza y España.

La función de las esencias es la de entrar en resonancia con el campo magnético de los seres vivos cuando se alteran por un desequilibrio emocional. La esencia permite el flujo energético para eliminar el bloqueo, ayudando a armonizar y equilibrar los estados emocionales.

Es una técnica holística muy recomendable, ya que no tiene contraindicaciones y pueden combinarse con otros tratamientos, también médicos. Se puede utilizar para niños, adultos, plantas y animales.

Con la ayuda de un farmacéutico o de personal cualificado de un herbolario, se puede autoprescribir para temas puntuales, como temor, incertidumbre, soledad, entre otros estados emocionales.  Sin embargo, para hacer un estudio personalizado y exhaustivo del caso particular del individuo, se recomienda acudir a un terapeuta acreditado, que llegará a la clave de los recovecos del alma del paciente, sacando conclusiones de la entrevista mantenida con el mismo y testando las flores con radiestesia, péndulo, u otros métodos antes de realizar la mezcla. El terapeuta sabrá “leer la letra pequeña”de las particularidades de cada flor y encauzar los puntos clave a ser tratados en la prescripción.

No obstante, a pesar de que parte de la eficacia del tratamiento radica en la selección acertada de los elixires, será fundamental que el paciente se implique totalmente, involucrándose al 100% en su sanación emocional. Para ello, hay que empezar cambiando el “chip” al que estamos acostumbrados de ser pacientes pasivos de los que toman una pastilla y esperan a que haga efecto………

Para que la terapia sea eficaz, la persona tiene que ser muy constante, ya que la frecuencia de las tomas es más importante que el número de gotas que se administren en cada una de ellas.

Antes de decantarse por una terapia floral, tendremos que preguntarnos a nosotros mismos si estamos dispuestos a ser absolutamente sinceros, a desnudar nuestra alma para detectar fugas energéticas. Si es el caso, el paciente tendrá que responsabilizarse de tomarse las esencias al menos 4 veces al día durante 20 días aproximadamente, pudiendo alargarse la terapia en función de las necesidades del individuo.

 Las flores se eligen según el estado emocional del presente en el que se toman los elixires. Es decir, se tratan asuntos del pasado, pero desde la perspectiva presente, teniendo en cuenta cómo se siente la persona al respecto en el momento en el que se eligen las flores.

Para el uso de varias flores a la vez, se seleccionan, como máximo, hasta 6 ó 7 esencias de Bach de las 38, y se echa un determinad cantidad de gotas de cada esencia, según indique el fabricante, en un gotero de 30ml mezcladas con agua mineral y un tercio de brandy para su conservación. Regularmente se toman 4 gotas un mínimo de 4 veces al día. También se pueden aplicar externamente, en las muñecas, sienes, detrás de las orejas, pulverizadas o en crema.

Es una terapia muy recomendable ya que las flores son inocuas, asequibles, y eficaces.

Las esencias florales de Bach son grandes aliadas contra la astenia primaveral. De una manera muy sútil, nos susurran al corazón que “la vida es sueño”…….. y que merece la pena aprender a “ vivir el momento” luciendo color y regalando fragancias bajo el sol.

 

María Cicuendez

MARIA CICUENDEZ LUNA es Periodista, Maestra de Reiki (Usui Shiki Ryoho), Terapeuta de Sonido, Cristaloterapia y Esencias Florales (clases y terapias).
Más información:

www.mariacicuendezluna.com
mariacicuendez.webs.com




INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Flores de Bach: historia y beneficios Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)