Mi bebé y yo

Sé responsable de tu propia vida

( 18 votos) load

Todos podemos asumir la responsabilizar de nuestra propia vida en libertad. Para ello, hay que eliminar los miedos y las limitaciones a nuestra manera, a nuestro ritmo, pero con determinación.  

 Responsabilizarnos de llenar nuestras vidas en lugar de culpabilizar a otros de nuestras carencias emocionales es una meta que requiere un proceso de mentalización diaria, además de mucha valentía.

Haciendo honor al estereotipo que dice que los españoles, como "buenos hijos del mediterráneo", tendemos a tener relaciones familiares y sociales algo posesivas y controladoras, es evidente que, en muchos casos, los españoles solemos tener relaciones enfermizas basadas en la dependencia o en la dominación, a lo que solemos llamar "querer".

Una escena muy común en todos los parques de España un domingo por la tarde es ver a familias paseando juntas. El último día de la semana está dedicado al descanso y al encuentro con los seres queridos, ¡o al menos eso debería ser! ¡Es evidente que muchos cónyuges intentan escapar de la obligada paella de su suegra, mientras otros anhelan el poder reunirse para intercambiar cariño y un rato agradable juntos! En cualquier caso, encontrarse con familiares o amigos debería ser algo opcional y, como los niños, tendríamos que permitirnos decirles abiertamente a otros lo que nos apetece o no nos apetece hacer, sin crear por eso desencuentros, ni enfados. Para los adultos suele ser complicado eludir compromisos no deseados sin pasar por los juicios propios o ajenos. La Culpabilidad y los reproches parecen perseguirnos cada vez que queremos vivir a nuestra manera.

Considero que atreverse a ser honesto con uno mismo y con los demás, así como responsabilizarnos de llenar nuestras vidas en lugar de pedir a otros que nos hagan felices, sería la clave de una existencia más plena y pacífica.

Un ejemplo claro de estas afirmaciones es observar las discusiones familiares provocadas por diferencias de intereses. Padres e hijos, esposos y esposas se pelean por no satisfacer las necesidades y deseos que cada uno de ellos tienen. Si unos quieren descansar y ver el fútbol un domingo, otros quieren salir y divertirse fuera de casa. ¿Cómo conciliar los intereses de todos sin que nadie se sienta abandonado, ni poco querido o respetado? ¿Cómo no culpabilizar a los demás de nuestra insatisfacción? Siendo sinceros y claros, dejando a los demás espacio y libertad para tomar sus propias decisiones y hacer los planes que queramos sin esperar que los demás nos tengan que acompañar por el mero hecho de ser nuestras parejas o hijos.

El concepto de libertad, en el más amplio sentido de la palabra, de respeto hacia uno mismo y hacia los demás, y de proyección de la personalidad de uno mismo por encima de los juicios, expectativas y presiones ajenas son metas que requieren mucha determinación para ser alcanzadas.

Fuera y dentro de nosotros existen muchos jueces que nos indican cómo debería ser el camino que deberíamos recorrer en nuestras vidas. La sociedad nos muestra los parámetros de lo aceptable o no, en función del mundo al que queramos pertenecer. Nuestras familias, amigos y compañeros de trabajo nos modelan a su vez marcando los límites de "los cómos, los cuándos y los qué" en nuestras vidas... Salirse de "la cadena de montaje" y ver desde dentro quiénes somos en verdad y cómo queremos vivir supone un ejercicio diario de valentía que cada vez más personas estamos dispuestos a realizar.


María Cicuendez LunaMARIA CICUENDEZ LUNA es Periodista, Maestra de Reiki (Usui Shiki Ryoho), Terapeuta de Sonido, Cristaloterapia y Esencias Florales (clases y terapias).
Más información:
mariacicuendez.webs.com
mariacicuendezluna.blogspot.com

 

 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Cómo eliminar los miedos: adiós a las limitaciones Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)