Mi bebé y yo

La sonrisa de la tercera edad

( 5 votos) load

María Cicuéndez, periodista y maestra de reiki, nos habla de la importancia de cuidar a nuestros ancianos. ¡Disfruta de este maravilloso artículo!

Los grandes cambios de la vida suceden de repente, sin avisar. Un día, sin darse cuenta, los padres envejecen y los roles de cuidado y de responsabilidad, se invierten, pasando los hijos a ser padres de sus padres y a tomar decisiones por ellos, como hicieran sus padres previamente, así sucesivamente, en la rueda de la vida.
 
El verano, con sus largos y calurosos días es tiempo para reconocer las necesidades y la soledad de los padres ancianos que ya no se pueden valer por si mismos y que necesitan ayuda física y emocional, tanto por parte de profesionales, como de familiares, que les apoyen para vivir su tercera edad con la mayor dignidad posible.
 
En una sociedad donde las prisas y la falta de tiempo para uno mismo marcan la agenda de nuestra cotidianidad, las personas mayores se encuentran muchas veces aisladas, solas y desmotivadas a la hora de cumplir las cuatro obligaciones de su rutina diaria. A lo largo de la cual, las mismas horas del reloj, que son marcadas para todos, parecen ser más largas para ellos, sobre todo si viven solos y no realizan apenas actividades, a parte de las básicas como levantarse, comer, dormir y tomarse las pastillas diarias, responsabilidad a la que suelen dar mayor importancia, por la creencia de que su salud depende de ellas totalmente. ¿Será acaso esto cierto?... ¿Qué es lo que sana el corazón del hombre?...
 
En las culturas ancestrales y el denominado tercer mundo, las figuras de los mayores son consideradas como primordiales en la sociedad. Los abuelos representan la sabiduría de la vida ya que cargan el bagaje que les legaron sus ancestros con todas las vivencias familiares desde el comienzo de la vida. Tal es la importancia del linaje que, históricamente, en la cultura Judeo-cristiana siempre se remontaba a los ancestros de varias generaciones para denominar de qué casa provenía cada persona.
 
En nuestra civilización, altamente desarrollada a nivel tecnológico, pero muy deteriorada a nivel humano, muchas veces se abandona a los ancianos en hospitales y en residencias de la tercera edad para que no molesten durante nuestras vacaciones o a lo largo del año, lo que intensifica la tristeza, desidia y soledad de nuestros mayores.
 
Cuidar de los ancianos implica un abanico más amplio que el mero hecho de cubrir sus necesidades básicas como sanitarias y alimenticias. Igualmente importante es atender sus carencias afectivas y de motivación vital a la hora de llenar su cada día.
 
En esta delicada tarea es importante aprender a mantener una relación sana con nuestros padres ancianos para no caer ni en el chantaje emocional, que suelen utilizar como arma de reclamo de atención, ni en el reparto desigual de las obligaciones familiares entre hermanos, siendo las mujeres las que por legado cultural, suelen acarrear con el peso del cuidado de sus mayores, debiendo ser tareas compartidas por todos los hijos por igual.
 
La culpabilidad encuentra su caldo de cultivo en estas situaciones familiares en las que muy frecuentemente se desarrollan relaciones enfermizas entre padres e hijos que bien exigen o abandonan en un tira y afloja que deja magulladas las conciencias más sensibles.
 
Hay que ser conscientes de que en cada persona mayor está el reflejo del anciano que algún día seremos. Pintar una sonrisa en su rostro quizás devuelva una sonrisa al nuestro. La compasión necesita ser plantada en nuestro mundo. ¡Sembremos la semilla entre todos!


Maria cicuendez

MARIA CICUENDEZ LUNA es Periodista, Maestra de Reiki (Usui Shiki Ryoho), Terapeuta de Sonido, Cristaloterapia y Esencias Florales (clases y terapias).
Más información:

www.mariacicuendezluna.com
mariacicuendez.webs.com







Te puede interesar

Cuidar a nuestros abuelos Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)