Mi bebé y yo

Vivimos para desarrollar un don

( 1 voto) load

Cada uno de nosotros tenemos un don, una calidad que destaca respecto a otras y que nos permite sacar lo mejor de nosotros. María Cicuéndez, periodista y terapeuta, nos lo cuenta.

​Desde Burkina Faso, Sobonfu Somé, nos hace llegar el eco de los mensajes de unidad y solidaridad que resuenan en Occidente con la fuerza de los tambores africanos. "Vivimos para desarrollar un don", lanza al viento prestando su voz a la Madre Tierra. Mujeres de todos los rincones del mundo, de lugares perdidos y desconocidos, nos traen el recordatorio de los valores que hacen reír y sentirse amados a los miembros de sus diferentes comunidades, valores que el hombre occidental ha perdido en su creencia de tener que alcanzar el éxito a cualquier precio.
 
Sobonfu Somé nos recuerda la diferencia entre "ganarse la vida" y que "nuestra vida tenga un propósito". Para su tribu africana, los Dagara, el nombre elegido para cada bebé tendrá la carga energética de su misión en la vida. Así, recordará siempre que ha nacido para desarrollar su don. En el descubrimiento y desarrollo de ese don, único e incomparable, contará con la ayuda de la comunidad, con la que existen unos lazos de conexión que le hacen formar parte de una unidad espiritual, contando con varias figuras maternas y paternas, además de con un mentor o guía que le enseñará a encontrar su camino personal en las vicisitudes de la vida.
 
En la era de la tecnología, las ciudades más desarrolladas del mundo también se caracterizan por la soledad de sus habitantes. En un cambio radical de la estructura social, la desintegración de las familias y de los valores de comunidad dejan al hombre vacío y solitario, buscando consuelo en Internet o en adicciones que le llevan a la enfermedad del cuerpo y del alma.
 
Las redes sociales han venido a sustituir, en un sucedáneo ilusorio, a la amistad verdadera, a la compañía física, al abrazo y al compartir en persona. El guía de la tribu aparece en la figura de un coach o de un terapeuta, más o menos alternativo, en función de la personalidad, más o menos escéptica, del individuo en cuestión. El calor y el sentimiento de comunidad a la que acudir, en las alegrías y en las penas, se busca en aficiones, creencias espirituales, religiosas e, incluso, en la unión que da el deporte nacional. 
 
Ante este panorama de desconexión, Sobonfu Somé nos transmite el mensaje de la importancia de no vivir aislados, como también hizo el Consejo Internacional de las 13 abuelas Indígenas. Ellas nos recuerdan que para combatir "aquéllo en qué hemos convertido nuestra sociedad y forma de vida", cada cual tendría que recuperar su don y tomar conciencia de ayudar a su comunidad desde la cooperación, en lugar de desde la rivalidad y la competitividad.
 
Sobonfu Somé debe su nombre a su don "Guardiana de rituales", que nos recuerda que debemos luchar por dejar que el nuestro se manifieste. "Vivimos para desarrollar un don", resuenan los tambores desde Burkina Faso directos al corazón del hombre.

 

María Cicuendez


María Cicuéndez Luna es Periodista, Maestra de Reiki (Usui Shiki Ryoho), Terapeuta de Sonido, Cristaloterapia y Esencias Florales (clases y terapias).
+info:
www.mariacicuendezluna.com

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Desarrollo personal: ¿Para qué sirvo? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)