Mi bebé y yo

La voz y el sonido: fuentes de vida

( 52 votos) load

María Cicuéndez nos explica cómo la voz y el sonido son fuentes creadoras de vida y cómo la involucración del paciente a la hora de sanarse es fundamental para su sanación.  

¿Quién no recuerda haberse sentido mucho mejor después de haber escuchado una canción? ¿Qué tiene la música que evoca sentimientos y sensaciones que nos embargan y nos trasladan a otros estados de ánimo y de conciencia? ¿Qué poder encerrará la voz que nos transmite exactamente cómo se siente la persona?

Este artículo es una llamada de atención a escuchar nuestra propia voz y acercarnos a la magia del sonido que nos ayuda a reestablecer el equilibrio energético como una potentísima fuente de energía vital capaz de generar salud, y por tanto vida.

En busca de encontrar métodos de sanación eficaces que consigan ayudar a los enfermos a recuperar la salud, la medicina holística aporta explicaciones a la enfermedad, igualmente demostrables y totalmente compatibles con la medicina tradicional, como es el caso de la aplicación de la voz y el sonido, en las zonas afectadas del cuerpo.

Esta técnica se realizaría bien a través del canto armónico, de origen mongol, arte musical que consiste en emitir dos voces simultáneas amplificándolas en la cavidad bucal y los resonadores craneales, o a través de determinados instrumentos musicales, como los cuencos tibetanos o de cuarzo, tambores chamánicos, crótalos y didgeridoos, entre otros.

Con esta intención de fusionar la medicina convencional o alopática con la sanación alternativa a través de la voz y del sonido, el director de la Asociación de Terapeutas de Sonido, (Sound Healers Association), Jonathan Goldman, escribió Sonidos que sanan (Healing Sounds, 1992). Un viaje a través de la historia, técnicas y conocimientos físicos y matemáticos del efecto sanador del canto armónico, que requiere la implicación del paciente en su sanación.

Sería importante que los enfermos tomaran conciencia de la responsibilidad de involucrarse en sanarse, en lugar de abandonarse en las manos de los médicos. Pocos enfermos son conscientes de que el sonido rompe formas de pensamiento negativo, y por tanto de energía bloqueada, permitiendo que se reestablezca el equilibrio en el órgano donde se haya proyectado el sonido mediante el canto o alguno de los citados instrumentos. Toda terapia de sonido se basa en el principio de resonancia, por el cual una vibración  más intensa y armónica transmuta a otra débil, disonante o no saludable.

Desde el punto de vista fisiológico, los armónicos vocales producen cambios en el ritmo cardiaco, en la respiración y en las ondas cerebrales, lo que provoca una modificación de la conciencia que facilita bienestar. Está científicamente demostrado que el sonido ayuda a regular el sistema inmunológico calmando el cuerpo y la mente. A nivel físico se utiliza para paliar estados de ansiedad, angustia, estrés, depresión, tristeza, insomnio e hiperactividad, entre otras enfermedades.

La música es un regalo de la vida al alcance de todos. No controlar el sonido sino convertirnos en él es una invitación muy saludable.

 

María Cicuendez LunaMARIA CICUENDEZ LUNA es Periodista, Maestra de Reiki (Usui Shiki Ryoho), Terapeuta de Sonido, Cristaloterapia y Esencias Florales (clases y terapias).
Más información:
 www.mariacicuendezluna.wordpress.com



 

 

 

Te puede interesar

La voz y el sonido: fuentes de vida Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)