Mi bebé y yo

Llega el bebé: ¿qué hay de la pareja?

( 0 votos) load

Es evidente que hombre y mujer viven la experiencia de ser padres de forma distinta. El secreto para seguir siendo una pareja es dedicarse unos momentos para sí mismos e involucrar al papá desde el principio en el cuidado del bebé.

Son las nueve de la noche: tu pareja y tú estáis sentados en el sofá, uno a lado del otro.  Tú tienes las manos apoyadas en tu barriga, atenta a cada movimiento del bebé; sueñas con los ojos abiertos, te imaginas cómo será tu pequeño. Él también está relajado, mira su programa favorito en la tele contestando sin atención a tus preguntas. Pero ¿cómo es posible? Vuestro bebé, sus pataditas, pensar en cómo será ¿es menos importante que un programa en la tele? ¿Es posible que la llegada del bebé ya esté cambiando vuestra relación?

Una forma distinta de sentir

No se trata de una cuestión de importancia, y no quiere decir que el amor del papá por su pareja o el deseo de ser padre sean menores. Lo único que cambia es que, en la pareja, la espera y la llegada de un bebé se viven de forma distinta. Se puede incluso afirmar que el embarazo es uno de esos eventos en la vida que más ponen de manifiesto las diferencias naturales entre hombre y mujer. Sin lugar a duda, en comparación con hace 40-50 años, el comportamiento de los padres ha cambiado: si antes eran mucho más distantes con respecto a sus hijos, y el nacimiento del bebé casi no les interesaba, hoy afrontan este evento con mucha más participación. Pero, aunque la pareja esté muy unida, y el compañero sea sensible y cariñoso, el futuro papá no podrá vivir nunca la experiencia de la misma forma en que lo hace la mamá, que nota crecer una vida dentro de ella y se siente totalmente involucrada, tanto física como emocionalmente.

Qué ocurre en los nueve meses…

Exactamente por eso, por esta forma distinta de sentir, durante los nueve meses, la mamá puede notar que su pareja tiene una actitud distante. Al mismo tiempo, el futuro papá se siente un poco descuidado por la mujer, que está muy concentrada en lo que ocurre en su cuerpo y en la vida que se desarrolla dentro de ella. Para buscar un punto de encuentro, puede ser útil adoptar una “estrategia de atenciones”, hecha de palabras y gestos cariñosos, de momentos en los que sólo habláis de vosotros y no siempre del bebé que va a llegar, y que os hagan entender que el nacimiento del bebé no cambiará el hecho de ser una pareja.

… y después del parto

El nacimiento de un bebé es una experiencia abrumadora, que crea, entre mamá y bebé, un encantamiento mutuo y de emociones complejas: el abandono del papel de hija por el de madre, el dolor por la separación del bebé después del part,,o, el instinto maternal que desencadena el sentimiento innato de protección y cuidado... Transportada por estos sentimientos, la mamá podría casi olvidarse de su pareja, que podría sentirse abandonada. ¿Cómo se puede remediar?

- Confírmale tu amor. Sí, ¿pero cómo?, podrías preguntarte. ¿No somos nosotras las que necesitamos cariño y atenciones en este momento de desequilibrio hormonal, de incertidumbres y de miedos? Es así, pero, justo por eso, es importante estar y sentirse cerca. Si notamos que, mientras cuidamos del bebé, él se queda en el sofá mirando la tele, afrontemos sincera y tranquilamente la situación, sin dejar que nuestros sentimientos queden en silencio. Admitamos que estamos viviendo un período en el que nos sentimos completamente involucradas en una nueva vida, pero también que el bebé no pone en discusión el amor que sentimos por él. Es más, en esta fase, le necesitamos aún más. También podemos pedirle que sea paciente, porque necesitamos un poco de tiempo para encontrar un nuevo equilibrio. A veces, ya sólo reconocer el problema es suficiente para redimensionarlo.

- Reconoce sus esfuerzos de colaboración. Cuando nace el bebé, esperamos que nuestra pareja colabore más. Podemos buscar su colaboración en las tareas domésticas, pedirle que nos ayude a bañar al pequeño o cuidar de él mientras nos duchamos o damos un paseo. Ante cualquier tipo de ayuda, reconozcamos su esfuerzo.Tengamos también en consideración que, para crear una conexión más profunda con el bebé, el papá necesita verle un poco más grande, poder hablar o “hacer algo” con él. De hecho, cuando los papás hablan con sus hijos, muchas veces, empiezan sus frases diciendo “cuando seas mayor…”.

- Busca momentos sólo para los dos. Es cierto, las primeras semanas con el bebé nos ocupan las 24 horas, y el tiempo libre es realmente poco. Sin embargo, en esos pequeños momentos libres, intentemos dejar entrar también a nuestra pareja. Busquemos tiempo para dedicar sólo a la pareja, y que no se limite a un paseo con el bebé (que se convertiría inevitablemente en el centro de nuestras atenciones). Además, en las primeras semanas después del parto, cuando todavía no hemos vuelto a tener relaciones sexuales, es aún más importante recuperar momentos de intimidad para un intercambio de mimos y gestos afectuosos.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Llega el bebé: ¿qué hay de la pareja? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)