Mi bebé y yo

Padres e hijos: el papel del papá

( 13 votos) load

Durante los primeros meses de vida, el bebé tiene una relación muy estrecha con la madre. Sin embargo este vínculo no debe ser exclusivo. El papel del padre es importante desde el primer día. El desarrollo del bebé depende también del papá.

A partir del primer semestre, el pequeño empieza a separarse gradualmente de la madre y a buscar una autonomía propia. En esta fase, a diferencia del período inmediatamente posterior al nacimiento, el vínculo con la madre se redefine, y el pequeño deja de tener una relación exclusiva con ella. 


En este momento, los dos padres se convierten en un punto de referencia fundamental para el crecimiento físico y el desarrollo psíquico del bebé.

El padre debe aprender de inmediato a conocer al bebé, a coger confianza con él y a sacar tiempo para dedicárselo exclusivamente. Es importante que el papá que establezca enseguida una comunicación física con el pequeño, que empiece a cuidar de él desde el primer día, a hablarle, a mimarlo, haciendo que se acostumbre a él.

Pero el papel de padre empieza mucho antes del nacimiento del bebé. Durante el embarazo el papá debe participar activamente junto con la mamá. Algunos hombres llegan a engordar durante el periodo de gestación. La asistencia del papá a los cursos de preparación al parto, una implicación activa y estrecha durante el embarazo y su presencia en el parto, ayudarán al papá a tomar conciencia con mayor rapidez del nuevo papel que le espera.

Lo importante es que los padres se reserven cada uno una imagen y un espacio propios respecto al niño y evitando imponer sus papeles y competir entre ellos.

El padre: la puerta hacia el “exterior”

En los últimos años, afortunadamente, se ha roto con la figura de un padre autoritario y desvinculado de la crianza de los hijos. Las cosas han cambiado y cada vez más las figuras del padre y de la madre se encuentran y se ayudan recíprocamente en el cuidado y en la atención al niño.

Puede darse el caso de que la madre se vea obligada a criar sola a su bebé. Si es así, faltará la figura de un tercero (masculina o no), que se contrapone al binomio madre-hijo y que resulta indispensable para romper este vínculo y favorecer la apertura del niño hacia el exterior.

En estos casos, también es importante que el bebé cuente con una tercera figura masculina de referencia (abuelo, tío, amigo, etc.), que pueda "sustituir", al menos en parte, a la figura paterna.


 

Te puede interesar

Padres e hijos: el papel del papá Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

Yo gracias a Dios he tenido mucha suerte con mi marido. Desde que supo que estaba embarazada se implicó al 100%, yendo a clases de preparación al parto conmigo, a todas las ecografías y todas las revisiones... Y desde que nació Lyah ha estado todo el tiempo que su trabajo le permite, y la niña solo tiene 6 meses, pero le ve y su sonrisa es gigantesca! Adora a su papá!:)