Mi bebé y yo

¿Cuánto ruido soportamos?

( 1 voto) load

Vivimos rodeados de altos niveles de ruido, que, a veces, superan el umbral tolerable para nuestra salud. Conoce los decibelios que soportamos en el día a día y qué consecuencias tiene para nuestro bienestar físico y emocional. 

Festivales de música, terrazas, obras de tráfico... En verano, pasamos más tiempo al aire libre y nos exponemos con más frecuencia, y durante más tiempo, a altos volúmenes de ruido, sobre todo si vivimos en grandes ciudades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que el ruido es perjudicial para nuestro organismo: además de provocar molestias en los oídos y pérdida de audición, la contaminación acústica puede ocasionar trastornos como dolor de cabeza, desconcentración, insomnio, estrés, e, incluso, problemas digestivos o cardiovasculares. Los últimos estudios demuestran que la mitad de los españoles conviven con niveles de ruido superiores a los permitidos. Según la OMS, el límite máximo de ruido tolerable se sitúa en los 65 decibelios durante el día y los 55 durante la noche. Pero ¿cómo se traduce esto en términos prácticos? Éstos son algunos de los decibelios que soportamos en nuestro día a día:

-De 10 a 30 dB: el nivel del ruido es bajo. Es el que utilizamos, por ejemplo, en una conversación tranquila en una biblioteca.

-De 30 a 50 dB: el nivel de ruido sigue siendo bajo. Es el que soportamos en una conversación, cuando escuchamos las cañerías de una casa o la nevera.

-De 55 a 75 dB: es un nivel de ruido considerable. Por ejemplo, un aspirador genera 65 dB; una calle con mucho tráfico alcanza los 75 dB; el despertador o la televisión a un volumen elevado pueden llegar a los 75 dB, igual que una lavadora, el teléfono móvil o una batidora.

-De 75 a 100 dB: es un nivel alto de ruido y la sensación es molesta. Por ejemplo, en un atasco, hay 90 dB de ruido, los mismos que suele emitir una sirena de la policía.

-De 100 a 120 dB: es un nivel muy alto. Dentro de una discoteca, estamos a unos 110 dB; las taladradoras generan 120 dB, igual que el claxon de los vehículos o un concierto de rock. El oído necesita algo más de 16 horas de reposo para compensar dos horas de exposición a 100 dB.

-A partir de 120 dB: el oído humano entra en el umbral del dolor y hay riesgo de sordera. Por ejemplo, es el ruido del despegue de un avión a menos de 25 metros o el de un petardo que estalla cerca.

Te puede interesar

Contaminación acústica y salud Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)