Mi bebé y yo

Es intolerante al gluten

( 1 voto) load

En este artículo, te ofrecemos las claves para mejorar la calidad de vida de los niños que sufren celiaquía, o intolerancia al gluten, y la de toda la familia.

La intolerancia al gluten se llama celiaquía y se debe a una respuesta inmunitaria alterada. La celiaquía es una enfermedad inflamatoria, que consiste en que el gluten daña la mucosa del intestino delgado. Como consecuencia, el intestino es incapaz de absorber correctamente ningún alimento.

Según datos de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), la celiaquía afecta a 1 de cada 100 ciudadanos, y sólo el 25% de los casos está diagnosticado. Convivir con esta enfermedad ya no es un problema. Sin embargo, en los casos de niños intolerantes al gluten, el nivel de complejidad y preocupación aumenta.

Genius Gluten Free, marca especializada en productos sin gluten, ofrece algunos consejos y claves para hacer más llevadera la enfermedad, tanto para los padres como para los propios niños:

- Comunicación fluida entre padres e hijos. Ocultar al niño su enfermedad o evitar tratar el tema dando por hecho que no lo va a comprender no le ayuda ni a entender su condición ni a aprender a convivir con ella.

- Educación desde pequeño. No es necesario esconder o dejar de adquirir alimentos con gluten. Al contrario, es importante mantenerlos en casa para que el niño aprenda a distinguir entre lo que puede y lo que no puede comer. Es tan sencillo como preparar una lista de alimentos que sí puede comer, y una lista con los que no. Así aprenderá  a decir "no" a aquellos alimentos que no puede ingerir.

 -Diferenciación. En esta labor educadora, es importante separar los alimentos con gluten de los no en armarios diferentes. En caso de optar por dos menús distintos, preparar primero el que no contenga gluten para evitar que queden trazas en los utensilios. Cuando el niño sea lo suficientemente mayor para adquirir más responsabilidad, se le debe enseñar a interpretar las etiquetas de los alimentos.

- Seguir una dieta equilibrada. Una alimentación libre de gluten es igual de completa y saludable, desde el punto de vista nutricional, que una con alimentos con gluten. Es importante incluir carbohidratos, proteínas, fibra, grasas, vitaminas y minerales, y utilizar siempre productos frescos.

- Comer en familia.  Se recomienda que todos los miembros de la familia coman en casa el mismo menú, siempre que sea posible. Debemos evitar que el pequeño se sienta diferente o excluido. A día de hoy, existen muchas alternativas. Por ejemplo, la pasta sin gluten, la patata, el arroz blanco e integral, o la quinoa son saludables opciones.

- Cocinar con los peques. Involucrar al niño en la cocina es una manera diferente y divertida de enseñarle lo que puede comer y lo que no. Gracias a la gran variedad de productos sin gluten existentes en el mercado, exploraréis juntos nuevas recetas y sabores.

 - Prepararse antes de salir de casa. Es esencial informar a toda la familia, amigos y profesores acerca de la enfermedad celíaca para hacerles entender qué es y qué puede ocurrir cuando no se sigue correctamente una dieta sin gluten.
Si el niño come en casa de un amigo o en una fiesta, siempre se debe comprobar qué alimentos habrá y si es necesario llevar algunos de los productos aptos para celíacos.


 

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

¡Mejora la calidad de vida de tu hijo celíaco! Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)