Mi bebé y yo

Alimentación y genética

( 2 votos) load

En la constitución física del niño y en su ritmo de crecimiento, ¿qué parte se debe a caraterísticas innatas, heredadas genéticamente, y qué parte se debe a la alimentación y a las condiciones ambientales?

Por supuesto, el componente genético influye mucho en la altura del niño, y el pediatra tiene en cuenta este factor cuando controla su desarrollo de forma periódica. En cambio, por lo que respecta al peso, la constitución heredada de los padres sólo cuenta en parte; el papel de la alimentación es fundamental.

Al margen de algunos casos raros de patologías genéticas que provocan obesidad, en líneas generales, los hábitos alimetarios adoptados por la familia son los que determinan el peso del niño en los primeros años de vida. Es cierto que los niños que sufren sobrepeso suelen tener, a su vez, padres con sobrepeso, pero la razón no está en la predisposición innata, sino más bien en el tipo de alimentación de la familia.

Los pediatras saben por experiencia que, a partir del tercer año de vida, es más difícil para los padres controlar lo que comen sus hijos, puesto que los niños suelen picar fuera de horas y consumir productos hipercalóricos por iniciativa propia. Por lo tanto, es importante que mamá y papá les enseñen, desde muy pequeñitos, a tener un control correcto de su alimentación, consumiendo alimentos sanos y en la cantidad adecuada. Si toda la familia colabora, adoptando una dieta saludable, el niño adoptará buenas costumbres, que mantendrá durante toda la vida.


INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Alimentación y genética en el crecimiento de tu hijo Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)